Etiqueta: patologia neurológica

3 9 agosto, 2012

Más de una vez me he encontrado en algún blog, vídeo divulgativo o incluso algún informe médico (no entraré en si era un neurólogo, médico de cabecera o médico rehabilitador) que a la hora de definir una hipertonía que presenta un paciente con hemiplejia o hemiparesia, lo describa como una estructura rígida, o que el paciente padece una rigidez muscular. Si bien hay que diferenciar ambos conceptos, entre espasticidad y rigidez, porque realmente no son lo mismo, tanto a nivel de orígen patológico así como a nivel clínico y simptomatológico. Pues eso, vayamos al lío, definamos las diferencias entre ambas presentaciones de la hipertonía. Espasticidad: En el libro “Fisioterapia en neurología” (de Bisbe, Segarra y Santoyo) la definen como la alteración motora caracterizada por un incremento reflejo de estiramiento tanto tónico como fásico, dependiente de la velocidad, que se produce en consecuencia de un anormal procesamiento intraespinal de la entrada de aferencias sensitivas o la alteración de su regulación por los centros nerviosos suprameduales (inhibitorios en su mayoría). En otras palabras, la espasticidad se origina por la lesión de motoneurona superior, es decir, la que sale de la corteza motora hasta llegar a su sinapsis en la médula espinal, con todo lo que ello supone a nivel fisiológico, incluyendo en ello las interneuronas inhibidoras (como Ib y las rec

8 17 febrero, 2011

El título de ésta entrada, va dirigido hacia el tipo de marcha que desarrollan nuestros pacientes con diferentes afecciones neurológicas que los fisioterapeutas nos encontramos en nuestras consultas. El objetivo principal que nos planteamos al inicio de un tratamiento, es intentar modificar la deambulación característica de cada patología por una más funcional. (y digo funcional y no normal, puesto que los cánones de la normalidad/perfección nunca llegamos a conseguirlos, de hecho, tú que estás leyendo, la manera que tienes de andar no es la estándar, seguro que encontramos “errores” por diferentes causas). Además, la marcha “patológica” tiene un gasto energético más elevado, apareciendo lógicamente, una fatiga precoz así como un elevado riesgo de caída.

Por tanto, por el modo de caminar de los pacientes con lesiones del sistema nervioso, se pueden distinguir diferentes tipos de marcha, puesto que padecen diferentes anomalías, por ejemplo, en la coordinación, alteración de las vías sensitivas, partes paralizadas o centros reguladores que no funcionan con normalidad.

Podríamos clasificar, entonces, éstos tipos de marcha:

1.- Marcha hemipléjica: Característica como bien dice su nombre, de los pacientes