Etiqueta: Parkinson

5 febrero, 2017
Escribir alzheimer

Las alteraciones de escritura (disgrafias, McCarthy & Warrington, 1990) son comunes en numerosas enfermedades de origen neurológico. Aunque inicialmente se estudiaron en pacientes con lesiones cerebrales estables, a finales del siglo XIX ya fueron descritos pacientes con enfermedades neurodegenerativas en los que se observaban graves alteraciones en su escritura (Jackson, 1864). Desde la perspectiva del modelo doble ruta (Ellis and Young, 1988), hay dos maneras de escribir: por un lado, mediante el acceso a las representaciones ortográficas de las palabras conocidas; por otro lado, mediante las reglas de conversión fonema-grafema (del sonido a la letra). Según este modelo, en función de la ruta que se dañe, se podrán observar diferentes errores en la escritura. A continuación, expondremos brevemente algunas de las características de la escritura de personas con alguna enfermedad neurodegenerativa.   Enfermedad de Alzheimer Es la enfermedad neurodegenerativa más frecuente, y aunque su síntoma más característico son los problemas de memoria, también es frecuente encontrar alteraciones en el lenguaje escrito. Por ejemplo, las personas con enfermedad de Alzheimer tienden a escribir frases más cortas, con numerosos errores en el vocabulario utilizado (sustituciones semánticas, neologismos…) y utilizando palabras mucho más sencillas y concretas. Esto podría

4 23 diciembre, 2015

Uno de los factores que más preocupan a las personas afectadas por una enfermedad neurológica, llegando a tener una enorme preferencia con respecto a otro tipo de dolencias, es la marcha, ya que tal y como manifiestan muchos de nuestros pacientes, les da la suficiente independencia y autonomia para no depender constantemente de otra persona. Parece que se tiende a priorizar el desplazarse antes que otro tipo de actividades básicas de la vida diaria, aunque realmente tienen todas la misma importancia. De ésta manera, tanto fisioterapeutas como terapeutas ocupacionales nos encontramos en la tesitura, en cuanto a recuperación de la marcha se refiere, de reeducar o rehabilitar ésta en presencia de compensaciones o sin ellas, en no dejar ningún tipo de margen a que una de las fases de la marcha no se produzca en su total normalidad dentro de la biomecánica descrita como movimiento humano estándar, o sencillamente la persona se mueva dentro de sus capacidades de movimiento que ha ido organizando dentro del tiempo posterior a la afectación neurológica. No es para nada, una decisión fácil en el transcurso del devenir profesional, de ello dependen las decisiones clínicas que se tomen en el conjunto multidisciplinar, y por supuesto, el nivel resiliente y capacidades de aprendizaje que tiene la persona afecta. Muchas veces se ha etiquetado a la marcha con compensaciones, como un movimient

6 25 octubre, 2015

Una de las características de la enfermedad de Parkinson es el desarrollo de la postura llamada camptocormia, que vendría siendo una flexión típica de tronco junto con la cabeza en anteriorización, además del llamado síndrome de Pisa (en menor medida) siendo así una combinación de la camptocormia junto con la inclinación del tronco hacia el lado más afecto. Ahora bien, el desarrollo de ésta postura no se forma de la noche a la mañana, sino que los estudios muestran que los pacientes tardan una media de unos 9 años desde el diagnóstico de dicha enfermedad (1), y que suele ir acompañada de cambios degenerativos locales y presencia de dolor, sobretodo en la zona lumbar. Si bien se han encontrado diferencias significativas entre pacientes con Parkinson sin camptocormia (y sin dolor) como grupo control, y pacientes con Parkinson y camptocormia (y con dolor), el hecho es que hay una relación importante entre daño degenerativo y dolor, con características de tipo miopático (1, 2), y cambios en la estructura paravertebral (con depósito de grasa en él) y edema, en biopsias realizadas de dicha musculatura. Ahora bien, parece que siempre existe una tendencia a analizar tanto la musculatura como las partes articulares, cuando todos sabemos que la enfermedad de Parkinson es de causa neurológica, con las implicaciones tanto neurofisiológicas como mecánicas v

2 9 septiembre, 2015

Hace unos días salió la noticia de que en uno de los laboratorios del MIT habían desarrollado un software que permite, a través de un lápiz digital y una tablet, detectar de manera precoz, enfermedades como el Alzheimer o el Parkinson. Si bien es cierto que con este test es posible discriminar entre ambas patologías, hablar de diagnóstico precoz, es demasiado arriesgado. El test del reloj se usa mucho en las evaluaciones neuropsicológicas porque es muy fácil de administrar y proporciona gran cantidad de información. Simplemente se pide que se dibuje la esfera de un reloj, con todos los números y que las agujas marquen las 11.10. A partir de aquí, la variedad en los diseños a los que nos enfrentamos es enorme, aunque se siguen ciertos patrones en función de la afectación que tiene la persona a la que estamos evaluando. En las imágenes, os muestro dos dibujos de pacientes reales (alzheimer y parkinson). El primero es el de una persona con Alzheimer, en el que pueden verse los numerosos intentos que realiza (muestra de que está buscando en su memoria el prototipo del reloj para dibujarlo). Comienza haciendo solamente la circunferencia, después empieza a colocar los números, pero llega hasta el 10 y utiliza solamente la mitad de la esfera. Al final los coloca bien, pero pone mal las ma

31 agosto, 2015

Nacemos con un número determinado de neuronas, y a medida que vamos creciendo, estas van muriendo, sin que se pueda renovar ninguna de ellas. Esto es lo que se ha ido creyendo a lo largo de la historia de la neurociencia, antes de que se hubieran podido estudiar en mayor profundidad, mediante los avances científicos, las neuronas del cerebro. Y es que el cerebro tiene una capacidad plástica adaptativa (o maladaptativa) impresionante, ya que cada neurona (que hay unas 100 billones) lucha por conectar con otra y establecer un vínculo químico y eléctrico, para poder comunicar mensajes y desarrollar así su función para la que ha sido diseñada. Pero esto no es la neurogénesis. La neurogénesis viene en relación a la formación de nuevas neuronas una vez la persona ya es adulta. Existen zonas del cerebro capaces de generar nuevas neuronas para desarrollar funciones concretas, teniendo capacidad pues, de renovar áreas concretas del Sistema Nervioso Central.

20 julio, 2015

Aunque las características más “visibles” de la Enfermedad de Parkinson sean las manifestaciones motoras (temblor, dificultades para caminar, rigidez de movimientos…) lo cierto es que muchas de las personas afectadas tienen síntomas no motores que pueden ser hasta más molestos que los trastornos del movimiento. Los estudios muestran que es la depresión, trastornos del sueño, problemas de memoria, dolor y apatía y los problemas de equilibrio, los síntomas más molestos para las personas con Enfermedad de Parkinson (1) Lo interesante de los síntomas no motores es que algunos de ellos pueden aparecer muchos años antes del inicio “visible” de la enfermedad. Y el problema es que no siempre se consulta al médico sobre su aparición y es muy difícil saber cuándo comenzaron exactamente. sintomas no motores De entre todos los síntomas que se presentan en la tabla, la mayoría de estudios concluyen que los problemas de olfato, el trastorno del sueño REM, el estreñimiento y el exceso de somnolencia durante el día son los que aparecen mucho tiempo antes del diagnóstico de Parkinson (2).

8 16 julio, 2015

Una de las características específicas en el paciente con Enfermedad de Parkinson, son los episodios denominados “freezing” o de congelación, también llamados bloqueos, que se producen mientras la persona anda, y conforman un síntoma limitante por el desarrollo de las actividades de la vida diaria. No todas las personas afectadas por Parkinson tienen ésta manifestación, pero bien es cierto que en fases medias en el avance de la enfermedad, suele aparecer junto con otras complicaciones motoras. Existen algunos pequeños trucos que favorecen el volver a “arrancar” una vez aparece ese bloqueo. Cabe destacar que cada persona afectada es distinta, y que a cada una de ellas le funcionará un sistema, mientras que a otra no. Además, hay que tener en cuenta el estadío o progreso de enfermedad en que se encuentra cada una de ellas, además de las capacidades que estén más conservadas o en menor afección. Pero vayamos al lío: 1.- Contar: cuando la persona se encuentra un estado de “congelación”, es decir, que no puede dar un paso hacia adelante, a algunas personas les va bien mantener una cuenta de los pasos que están dando préviamente, como si de pasos de baile se tratara. El típico 1, 2, 3, 4… y posteriormente volver otra vez al 1, 2, 3, 4… Nunca que el contar se vuelva un esfuerzo cognitivo, es decir, que contar no ocupe la atención completa de la persona (como podrí

6 julio, 2015

Clásicamente se ha entendido que hay principalmente dos tipos de palabras atendiendo a su clase gramatical: los nombres y los verbos. Además estas dos grandes categorías se distribuían por lugares distintos de nuestro cerebro. Los nombres en las zonas temporales y los verbos en las zonas frontales. Esto era contrastado gracias a estudios con pacientes con lesión cerebral y se encontraron dobles disociaciones, como en el estudio de Damasio y Tranel de 1993 Los sistemas que aparentemente son imprescindibles para la recuperación de nombres concretos situados en la corteza temporal anterior y media izquierda, no lo son para la recuperación de los verbos. Para la recuperación de los verbos es necesario el buen funcionamiento de la corteza frontal izquierda. Esta hipótesis fue contrastada tanto con pacientes neurológicos, como con técnicas de neuroimagen. Pero las posturas actuales van un poco más allá. Hay muchos grupos de investigación, entre los que me incluyo, que sostienen la idea de que no es la clase gramatical la que condiciona qué áreas son necesarias para recuperar una determinada palabra, sino su significado, su semántica, y que además, cuando se procesa una determinada palabra, entra en juego nuestro sistema sensoriomotor para ayudarnos a comprenderla/producirla. Me explico, cuando leemos la palabra correr, no

5 22 febrero, 2013

SemanaMayores2012CoralBaile_03Tras el resumen de la primera parte de la tesina de Aline Moraes, os dejo con un segundo fragmento que me pare interesante compartir con vosotros, disfrutadlo: En la musicoterapia con Enfermos de Parkinson, según expresa Cora Leivinson de su trabajo en España: “los participantes parecen juguetes a los que se les diera cuerda”. A algunas personas es preciso llamarles la atención para que no arrastren sus pies, pero de lo contrario la mayor parte de los pacientes levantan los pies con pasos cortos llevando el pulso de la música. Los ritmos con base de vals, habanera, salsa, o lentos como boleros, tango, baladas, etc. llevan al paciente a dar pasos más largos y más expresividad en los movimientos en general. Si cabe incentivar con una consigna, se habla de elevar los brazos o moverse como marionetas. Para estos estilos musicales, ofrecer pañuelos, aros o globos suele transformarse en una llave para la flexibilidad, la creatividad y la comunicación. Es

12 17 febrero, 2013

musicoterapia3Quisiera presentaros la primera parte, a cargo de la musicoterapeuta de la Asociación Parkinson Asturias, de un resumen o puntos más destacados a mi parecer, de la tesina que va a presentar sobre musicoterapia aplicada a la enfermedad de Parkinson, incidiendo en la parte más física (y fisiológica) aunque también se vean favorecidos otros componentes psicológicos y sociales. Sacks[1] también habla de los efectos benéficos de la música, en algunas enfermedades, en su libro Awakenings (1973), traducido al castellano en 2005 “Despertares”[2], donde escribe: “Hice algunos eletrocardiogramas y vídeos conjuntos que reproducen una demostración espléndida de la capacidad que el arte puede despertar al enfermo de Parkinson. Tengo un fascinante registro de uno de mis enfermos, que sufre de acinesia [3] de un lado del cuerpo, y de frenesí en el otro (cualquier medicación beneficiosa para un lado, agrava el otro), cuyo EEG se corresponde asimétrico. Ese hombre es un ex-pianista y organista; en el momento en que