Etiqueta: pacientes

1 5 octubre, 2016

Todos tenemos lecturas de verano, y ahora que ya ha finalizado, va siendo hora de retomar tanto el blog, como el trabajo. Cerrando la etapa vacacional, tenía el compromiso no escrito conmigo mismo de acabar el libro que recomiendo a toda esa gente que tiene relación de manera directa, o indirecta, con una persona que padece algún tipo de afectación neurológica: “Modulación pedagógica” de Anna Esclusa. Anna Esclusa es curiosamente pedagoga, y digo curiosamente porque no suele verse a diario (o no suele ser común) que un profesional “del mundo de las letras” esté tan en contacto directo con esto de la “neuro”, y pueda comprometerse, aportar y dar una nueva perspectiva a todas las personas que rodean al padeciente, así como al propio padeciente, sobre muchos de los procesos que se desarrollan en el día a día. A ello me refiero, un pedagogo formado en Estimulación Basal® (mundo descubierto gracias a la formación que tuvimos en Neurofunción con la misma Anna Esclusa) ayuda a mejorar la comunicación de la propia persona con su propio cuerpo. Y es que la visión perceptiva que otorga la perspectiva de la Estimulación Basal®, las herramientas que puede darte, pueden ayudar a que la persona pueda “reconciliarse” con su propio cuerpo, y a ello me refiero, que debido a las alteraciones perceptivas de base que pueden llegar a tener las persona

1 1 septiembre, 2015

Este fin de semana ha fallecido Oliver Sacks con 82 años. Padecía un cáncer terminal y hace solo unos meses, escribía una carta casi de despedida en la que incluso se refería a sí mismo en pasado, terminaba así “Y, sobre todo, he sido un ser sensible, un animal pensante en este hermoso planeta, y eso, por sí solo, ha sido un enorme privilegio y una aventura”. Sí, Oliver Sacks fue ante todo un ser humano brillante, sensible, que era capaz de ver más allá de los síntomas, veía personas. Sus libros dan muestra de la gran sensibilidad y humanidad con las que trataba a sus pacientes. Aún recuerdo cuando me recomendaron su libro “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero” en clase de neuropsicología cognitiva. Me fascinó. He leído cada una de las historias cientos de veces. Cada una de las personas que estaban detrás de la descripción de sus historias clínicas eran para él (y para todas las personas que lo leemos) una oportunidad no solamente de aprendizaje clínico o científico, sino que sobre todo humano. Nos ha descrito cómo los excesos que muchas veces pueden considerarse “patológicos”, para muchas personas son algo maravilloso, y cómo este sentimiento agradable es neutralizado por profesionales de la neurología que los sopesan como inadmisibles, por considerar que estas “funciones estimuladas están mucho más allá de los límites admisibles”. En los casos de “déficit”, muc