Etiqueta: paciente

1 11 mayo, 2016
Pelicula sobre congreso neurorehabilitacion

“No identifiquéis a vuestros pacientes por sus incapacidades, sino por sus capacidades”. Esto es más o menos lo que dijo Lotje en un pequeño Congreso de profesionales que se dedican a la neurorehabilitación (logopedas, terapeutas ocupacionales, neuropsicólogos, fisioterapeutas, ayudantes de terapeutas…) respondiendo a la pregunta de uno de ellos, sobre si nos darías algún consejo a la hora de tratar a nuestros pacientes neurológicos. Fijaros que al inicio de este post, describo a Lotje ya por sus incapacidades, su pérdida de lectura, lenguaje o visión, y lo hago desde la perspectiva profesional y realmente sesgada, tal y como lo hacemos los que nos dedicamos a la neurorrehabilitación… Sin embargo, se deja un poco de lado el contexto por el que está pasando, el cambio de valor y actitud, y otros aspectos más intangibles, pero que realmente son relevantes en el proceso dinámico de la rehabilitación, tal y como plantea el caso subjetivo del documental: Mi hermoso cerebro roto. Éste es el título de un excelente documental protagonizado por Lotje, una joven londinense que sufre una malformación congénita en una de sus arterias, que le provoca a sus 34 años, un ictus hemorrágico, donde principalmente quedan afectadas sus capacidades de lenguaje, lectura y visión, condicionando su vida actual por otra en la que relata su experiencia. Ésta película-documental, prod

3 18 septiembre, 2015

Fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, neuropsicólogos, logopedas… profesionales de la salud que atendemos a pacientes neurológicos con problemas de movilidad y todas las complicaciones derivadas de ésta. Y es que la movilidad es una característica per se del ser humano, nos movemos para cambiar nuestro mundo interior y/o exterior, empujados por nuestros propios motivos que de alguna manera nos conllevarán un supuesto beneficio a corto, medio o largo plazo. Necesitamos una razón para que se produzca un movimiento, ya sea una necesidad básica, una placentera, una de aprendizaje, una experimentación, una curiosidad, algo, lo que sea, que nos dé motivos (motivación) suficientes como para gastar una energía que valga la pena ese esfuerzo, físico, cognitivo, social, espiritual… Motivos internos suficientes para movernos, existen muchos, y uno de los más claros… si me pica, me rasco. Si estoy 3 horas seguidas sentado mientras trabajo en una oficina, o escucho al profesor desde mi silla, constantemente cambio de posición para evitar precisamente, daño “interno”. Si tengo algo en las narices que me molesta, de manera refleja estornudo, aunque haya alguien que sepa provocarselos. Si tengo acumulados demasiados desechos orgánicos en el cuerpo y necesito expulsar… me muevo. Motivos externos, miles. Los aspectos emocionales, por ejemplo, también mueven. El amor mueve m

26 junio, 2015

La Práctica Clínica Basada en la Evidencia es un aspecto básico que debe servirnos de guía a los profesionales que nos dedicamos al mundo de la rehabilitación, puesto que formamos parte de las llamadas disciplinas de las CIENCIAS de la salud. Es decir, la necesidad de poner a prueba (“evidence”) constantemente los tratamientos que aplicamos a nuestros pacientes de la manera más objetiva posible, midiendo y registrando los posibles cambios tras nuestras intervenciones, serán de gran ayuda para la realización de una Práctica Clínica Basada en la Evidencia. Por tanto, los estudios científicos, unos más rigurosos que otros sobretodo en metodología, nos llevan de guía para analizar los patrones característicos de los sujetos estudiados, el tipo de intervención realizada, la comparativa entre tipos de terapias y finalmente el resultado obtenido en un tiempo determinado. Es por ello, que las revisiones de los artículos científicos sobre una terapia en concreto, o un conjunto de población a estudiar con similares características, recogen las intervenciones realizadas con la elección de los resultados más óptimos y estudios más recomendados, generando así grados de recomendación para un tipo de intervención u otro. Por eso, las Guías de Práctica Clínica son de los documentos con mayor evidencia disponible, y podemos enc

3 7 febrero, 2015

Últimamente se difunde mucha información acerca de las neuronas espejo, y cómo la neurorehabilitación puede favorecerse de ello, basando terapias y métodos en principios de activación originados por la imitación de una acción (motriz, emocional, cognitiva o social). Por todo ello, a este conjunto neuronal se le atribuye la función empática, o capacidad de ponerse en el lugar de la persona, hecho que tiene especial relevancia en nuestro ser en su dimensión social, y que nos ha brindado capacidad de supervivencia a lo largo de toda nuestra historia evolutiva. Podemos, por ejemplo, observarlo en situaciones tan curiosas como el contagio del bostezo, imitación y comprensión del contexto de las expresiones faciales, observación de imágenes o vídeos donde se muestra un proceso lesivo (como pelotazo en partes nobles o, una cirugía) y se reacciona sin quererlo ni beberlo, una respuesta dolorosa , etc. No quisiera extenderme acerca de las neuronas espejo, pero sí usar las nuestras para empatizar con algunas de las situaciones más corrientes que padecen nuestros pacientes neurológicos en el transcurso de nuestras terapias. Os pongo varias situaciones y comentamos:

3 28 agosto, 2010

showimage.phpUna vez demostrada la importancia de la comunicación y del trabajo multidisciplinar, hay que plantearse una buena relación con el paciente, más allá del mero intercambio de información.

Para abordar la comunicación entre profesional de la salud-paciente, hay que mencionar al sr. Paul Watzlawick quien desarrolló la Teoría de la comunicación humana, la cual describió y decidió organizar en 5 axiomas.

1- ES IMPOSIBLE NO COMUNICARSE: Todo comportamiento es una forma de comunicación. (De hecho, aunque estés en silencio, siempre estás diciendo algo, comunicar es impepinable). Desde el primer momento que nuestro paciente entra por la puerta (ya sea del despach