Etiqueta: conducta

24 febrero, 2016
Neurorehabilitación y percepción

Los que trabajamos en el campo de la neurorehabilitación, como bien es sabido, muchas personas que son tratadas por profesionales de la salud, pueden padecer algún tipo de afectación en el habla, canal comunicativo por excelencia en el ser humano. De hecho, es tan esencial para nosotros la comunicación hablando, que llegamos a olvidar que más del 70% de comunicación es no verbal- El hecho es que a través de la observación e interpretación visual, que nos llevará a planteamientos de hipótesis con nuestros pacientes, y un poquito de sentido común, podríamos llegar a comprender algunos de los comportamientos o acciones que se presentan en el día a día de las personas afectadas por alguna afección neurológica. La respuesta está en el comportamiento, tal y como propone el modelo Affolter, y tal y como nos hacía ver Frank Roelandt en el pasado curso al que pudimos asistir los fisioterapeutas de Neurofunción, siendo la respuesta clave ante todas las situaciones que se nos proponían. Durante el transcurso de la formación, mientras se desarrollaban conceptos como el de dar estabilidad al paciente, iba recordando una película que en su momento me impactó, y que quisiera compartir con todos vosotros. Quiero presentaros el film, muy recomendable, sobre la biografía de Temple Grandin, doct

3 18 septiembre, 2015

Fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, neuropsicólogos, logopedas… profesionales de la salud que atendemos a pacientes neurológicos con problemas de movilidad y todas las complicaciones derivadas de ésta. Y es que la movilidad es una característica per se del ser humano, nos movemos para cambiar nuestro mundo interior y/o exterior, empujados por nuestros propios motivos que de alguna manera nos conllevarán un supuesto beneficio a corto, medio o largo plazo. Necesitamos una razón para que se produzca un movimiento, ya sea una necesidad básica, una placentera, una de aprendizaje, una experimentación, una curiosidad, algo, lo que sea, que nos dé motivos (motivación) suficientes como para gastar una energía que valga la pena ese esfuerzo, físico, cognitivo, social, espiritual… Motivos internos suficientes para movernos, existen muchos, y uno de los más claros… si me pica, me rasco. Si estoy 3 horas seguidas sentado mientras trabajo en una oficina, o escucho al profesor desde mi silla, constantemente cambio de posición para evitar precisamente, daño “interno”. Si tengo algo en las narices que me molesta, de manera refleja estornudo, aunque haya alguien que sepa provocarselos. Si tengo acumulados demasiados desechos orgánicos en el cuerpo y necesito expulsar… me muevo. Motivos externos, miles. Los aspectos emocionales, por ejemplo, también mueven. El amor mueve m

1 14 septiembre, 2015

Este fin de semana (sábado 12 y domingo 13 de septiembre) hemos tenido curso en Neurofunción, sobre Terapia de Restricción del Movimiento del Lado Sano (CIMT) y Terapia Espejo, impartido por el Dr. Ángel Sánchez, quien nos presentó a grandes rasgos, de qué tratan ambas terapias y sobretodo cuánto apoyo bibliográfico tienen ambas técnicas. Y es que entrando un poco en materia, y siempre desde la perspectiva subjetiva de la persona que escribe este post, la impartición de tal curso conlleva un aprendizaje individual que puede ser perfectamente distinto al de otro profesional que haya asistido. Aún así, creo que por inferencia o sensaciones, nos hemos llevado del curso el conocimiento sobre qué es y qué no es la CIMT, la dificultad sobre su aplicabilidad clínica respetando completamente todo su protocolo, la identificación de algo tan importante como el aprendizaje por desuso, la importancia en inferenciar el aprendizaje motor a las actividades de la vida diaria para el mantenimiento del uso de la extremidad afecta, las características de inclusión para entrar en un programa de CIMT y el concepto de “Shaping” o moldeamiento en cuanto a las conductas de aprendizaje para el uso del brazo afecto. Intentaremos desgranar cada una de ellas. La CIMT nació de la investigación, y como tal, a a hora de hacer un estudio, la selección de los criterios de inclusión de las personas con afectaci

2 9 septiembre, 2015

Hace unos días salió la noticia de que en uno de los laboratorios del MIT habían desarrollado un software que permite, a través de un lápiz digital y una tablet, detectar de manera precoz, enfermedades como el Alzheimer o el Parkinson. Si bien es cierto que con este test es posible discriminar entre ambas patologías, hablar de diagnóstico precoz, es demasiado arriesgado. El test del reloj se usa mucho en las evaluaciones neuropsicológicas porque es muy fácil de administrar y proporciona gran cantidad de información. Simplemente se pide que se dibuje la esfera de un reloj, con todos los números y que las agujas marquen las 11.10. A partir de aquí, la variedad en los diseños a los que nos enfrentamos es enorme, aunque se siguen ciertos patrones en función de la afectación que tiene la persona a la que estamos evaluando. En las imágenes, os muestro dos dibujos de pacientes reales (alzheimer y parkinson). El primero es el de una persona con Alzheimer, en el que pueden verse los numerosos intentos que realiza (muestra de que está buscando en su memoria el prototipo del reloj para dibujarlo). Comienza haciendo solamente la circunferencia, después empieza a colocar los números, pero llega hasta el 10 y utiliza solamente la mitad de la esfera. Al final los coloca bien, pero pone mal las ma

3 4 agosto, 2015

Continuamos con los clásicos de la historia de la neurología. La imagen impacta, y parece imposible que una lesión así no acabe con la vida de una persona. Mientras trabajaba en una obra para hacer unas vías de ferrocarril, una explosión hizo que una vara atravesara el cráneo de Phineas Gage. Fue en 1848 cuando Phineas tenía 25 años, y desde ese momento, dejó de ser quien era.
Según los registros de la época, la lesión no le produjo alteraciones del lenguaje, ni de memoria, la barra le cambió la conducta. Por eso es importante. Phineas Gage tenía alterado parte de lo que nos hace propiamente humanos. A partir del accidente, se convirtió en una persona brusca, inestable, caprichosa, faltaba el respeto, malhablado, organizaba multitud de planes y cambiaba fácilmente de opinión…
Phineas-Gage
Su daño fue principalmente en las regiones frontales y prefrontales, lo que da lugar a una alteración de las funciones ejecutivas. Las funciones ejecutivas son las encargadas del razonamiento, planificación de la conducta, control de impulsos, toma de decisiones…son las más recientes en nuestra historia evolutiva. Pueden resultar