Etiqueta: Concepto Bobath

2 21 octubre, 2015
reevaluar fisioterapia

Evaluar y reevaluar, procesos que parece que tenemos claros a la hora de iniciar un proceso de atención en fisioterapia, terapia ocupacional, neuropsicología, logopedia e incluso medicina neurológica. Un seguimiento de la evolución del paciente a medio y largo plazo, escalas evaluativas que pasamos casi en cuanto aparece el paciente por la puerta, como al cabo de un plazo concreto que se plantea al principio, que varía de los 3 meses, 6 meses o incluso depende de qué profesional o centro, una vez al año. Pasamos el Barthel, Berg, Tinetti, ALS, TUG, Box & Blocks, 9 Hole Peg Test, etc. etc. cada cierto tiempo espaciado, generando un prejuicio muy comentado por otros profesionales que no entran en el sector de la neurología: “Es que los pacientes neurológicos presentan cambios de forma muy lenta” “Muchos no avanzan” “Es muy difícil sacar adelante un paciente de éstas características” “Perpetuamos las terapias en el tiempo”… Podemos plantearnos el hecho de que éstas reevaluaciones se pasan con un espaciado tiempo y sólo registremos estos cambios, o podemos decir que nuestra intervención terapéutica se ve apoyada y registrada exclusivamente por este tipo de escalas validadas. Entonces, ¿cómo podemos plantearnos si nuestra intervención terapéutica es válida si simplemente reevaluamos cada cierto tiempo con unas escalas estandarizadas? ¿Cómo podemos desarrollar

19 6 octubre, 2015

Ésta es una entrada escrita desde la opinión, la situación que creo conocer en España (por supuesto con mis sesgos) y una llamada a los fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales formados en dicho concepto, para intercambiar percepciones, por supuesto todas rebatibles, donde me ganaré simpatías y antipatías. No es una cuestión de criticar por criticar, sino un análisis lo más objetivo posible por mi parte. Como todos sabemos, la metodología Bobath fue creada por allá los 40’s, donde mediante observación clínica, desarrollaron concretamente las llamadas posiciones inhibitorias de tono muscular a partir de la experimentación con niños con PCI, mediante las cuales, existía un tratamiento más bien pasivo, a través del cuál, intentaban llevar a los pacientes (resumiendo a grosso modo) a la posición contraria la cual presentaban como sintomatología, siendo así un estiramiento/posicionamiento mantenido tanto de las extremidades, como del resto del cuerpo. La atribución de esa relajación de la espasticidad originada por esas posiciones, ni se mantenían en el tiempo, ni tenían una base sólida como para decir que funcionaran (a través de pruebas funcionales activas), ya que los que así trabajaban, cambiaron dicha perspectiva debido a que no se obtenían los resultados esperados, ya que se pretendía infundar la relajación espástica a la aparición espontánea de un movimiento funcional activ

35 13 abril, 2013

Los que ya me conocéis, personalmente o vía redes sociales, sabéis que el pasado 5, 6 y 7 de abril asistí al curso Introductorio sobre INN (Integración de Neurodinamia en Neurorrehabilitación) en A Coruña, donde pude observar un nuevo abordaje en pacientes neurológicos basado en el razonamiento clínico, la terapia manual, la comunicación no verbal con el paciente, el concepto Bobath y la movilización del sistema nervioso periférico. Nada más y nada menos. Una de las conclusiones que he sacado, y ya voy avisando navegadores, es que tanto neurodinamia como razonamiento clínico en ortopedia (dolor o traumatología) poco tiene que ver con lo que plantea Nora Kern, y os lo comento porque he tenido la suerte de ver ambos abordajes, e intentar hacer una aproximación es muy difícil, es decir, el perfil de paciente “trauma” es bastante diferente al “neuro” (obvio) donde los razonamientos clínicos planteados irán hacia distintas direcciones, con objetivos distintos aunque tengan un mismo denominador común, el movimiento y la funcionalidad. Por tanto, estudiar neurodinamia por un lado e intentar aplicarla en paciente neurológico, no tiene ningún sentido, hay que establecer unas bases de conocimiento en neurorrehabilitación para poder abordar con terapia manual a este tipo de afectados, y viceversa, hay que estar metido en terapia manual y reconducir el razonamiento clínico para

17 10 junio, 2012
Tono postural, un raro concepto. Había oído hablar del tono muscular y de la postura, separado el uno del otro, pero como un sólo elemento se me hace un poco extraño… Definir el tono muscular, está más que descrito durante la carrera o a través de Wikipedia entre otros, pero intentar definir el tono postural (elemental para uno de los conceptos del que siempre tiendo a hablar) eso voy a intentarlo en ésta entrada.

Bien, en una postura, asimilando y fijándonos en el que consideramos normal, existe una colocación de una serie de estructuras que el sistema nervioso central realiza de manera automática, elementos como huesos, cartílagos, ligamentos, tendones y músculos (con su tono) que hemos ido aprendiendo durante nuestro desarrollo neuropsicomotriz. Ésa colocación suele ser alineada, para buscar el ahorro energético así como la facilitación para poder reclutar tono y preparar el movimiento de manera más rápida y eficaz posible. Por lo tanto, el tono postural es la base de todo movimiento. Cabe diferenciar, que existe en nuestro cuerpo la “convivencia” del tono postural dependiendo del objetivo que tenga la articulación en ése momento. Es decir, una articulación con un tono postural alto, dará una estabilidad para que otra

13 4 junio, 2012

El reciclaje es clave para el fisioterapeuta clínico, eso es indiscutible. Y que cada “maestrillo tiene su librillo”… deberíamos ir cambiándolo. Me explico. Asentar unas buenas bases en el grado de fisioterapia para un buen comienzo en tu andadura clínica depende directamente de la enseñanza, del criterio de selección de material en la universidad que has estudiado y de la influencia del profesorado a la hora de elección de éste. Una vez quedas formado en el grado de fisioterapia, debería haber un consenso general que dé la misma capacidad a un fisioterapeuta recién formado en la Universidad de Oviedo, como el que está formado en Madrid, Valencia o Barcelona. No conforme con ésto, además, existe cantidad de formación adicional especializada en varios campos de la fisioterapia que utilizan métodos, conceptos o técnicas de diferentes autores que han ido desarrollando a lo largo de la historia, con el objetivo de mejorar lo presente y continuar con la investigación con el fin de optimizar tratamientos que puedan servir al paciente. Pues bien, en mi caso individual (maestrillo de pacotilla y con mis librillos bajo brazo) siendo clínico en discapacidad (en su mayoría neurológica), atendiendo 1 vez a la semana mis mismos pacientes, se me ocurre empezar a mezclar conceptos y métodos de los que dispongo en mi considerada corta formación (3 años sin haber hecho nada lo noto), como son