Etiqueta: andar

8 16 julio, 2015

Una de las características específicas en el paciente con Enfermedad de Parkinson, son los episodios denominados “freezing” o de congelación, también llamados bloqueos, que se producen mientras la persona anda, y conforman un síntoma limitante por el desarrollo de las actividades de la vida diaria. No todas las personas afectadas por Parkinson tienen ésta manifestación, pero bien es cierto que en fases medias en el avance de la enfermedad, suele aparecer junto con otras complicaciones motoras. Existen algunos pequeños trucos que favorecen el volver a “arrancar” una vez aparece ese bloqueo. Cabe destacar que cada persona afectada es distinta, y que a cada una de ellas le funcionará un sistema, mientras que a otra no. Además, hay que tener en cuenta el estadío o progreso de enfermedad en que se encuentra cada una de ellas, además de las capacidades que estén más conservadas o en menor afección. Pero vayamos al lío: 1.- Contar: cuando la persona se encuentra un estado de “congelación”, es decir, que no puede dar un paso hacia adelante, a algunas personas les va bien mantener una cuenta de los pasos que están dando préviamente, como si de pasos de baile se tratara. El típico 1, 2, 3, 4… y posteriormente volver otra vez al 1, 2, 3, 4… Nunca que el contar se vuelva un esfuerzo cognitivo, es decir, que contar no ocupe la atención completa de la persona (como podrí

1 8 julio, 2015

  La ataxia es un trastorno del movimiento como síntoma de una alteración de alguna parte del sistema nervioso, dando como resultado una manera de caminar que se tilda de “borracho”. Pero la verdad es que es una inestabilidad bastante importante tanto del equilibrio como de los movimientos voluntarios, que impiden el desarrollo normal de una vida autónoma. Existen varios tipos de ataxia, dependiendo del foco de lesión, ya que tanto el equilibrio, como la coordinación de los movimientos, necesitan de varios elementos del Sistema Nervioso Central para controlar tales funciones tan complejas. Pero lo que tienen todas en común, es la manifestación clínica como la inseguridad de la persona por ejemplo al caminar, con un tambaleo constante, pasos desiguales y poco coordinados. Para solventar esa problemática, lo que hace el paciente es aumentar la base de sustentación, o dicho de otro modo, abrir las piernas para aguantar mejor el equilibrio, siempre sin separar los pies del suelo por miedo a caer. Además, la utilización de la vista, con la mirada al suelo, es otra característica muy común, puesto que los elementos que dan información al cerebro (aparte de la vista) para mantener el equilibri

1 3 marzo, 2011

Y es que cada uno es como es, todos andamos, pero lo hacemos de forma bien diferente. La teoría es una cosa, y la práctica otra que no tiene nada que ver, la marcha que nos enseñan durante nuestro aprendizaje no se asemeja a lo que encontramos en la vida real, y es que la perfección no existe, o si? Yo no la he encontrado, cada uno tiene su caminar (caminante no hay camino, se hace camino al andar).

Seguramente, si ves a una persona de espaldas y no acabas de reconocer si es un amigo, observas su forma de andar, su “identidad” al desplazarse, e inequívocamente dices… míralo, es Fulanito!! Existen una serie de factores que “individualizan” nuestra deambulación, como por ejemplo:

1.- La edad: por supuesto, a medida que cumplimos años, variamos el cómo nos desplazamos. La biomecánica, la fisiología y la anatomía no es la misma, eso lo sabemos.

2.- El sexo: sobretodo anatómicamente, nos dan pistas el ancho tanto de las espaldas como el de las caderas. Un elemento fundamental para la marcha es la llamada disociación de cinturas (tanto la cintura pélvica o caderas, como la cintura escapular o hombros). Y por tanto, la movilidad de éstos elementos será un elemento di