Categoría: Terapia Ocupacional

3 agosto, 2017

Echando un vistazo por Twitter, como siempre Zérapi aportando calidad en sus tweets, vi que enlazaron el siguiente estudio sobre las diferentes técnicas neurodinámicas usadas para la movilización específica del nervio ciático. zerapi Sin duda existen varias maneras de movilizar el plexo lumbosacro, que depende directamente de las palancas articulares que se usen como fijas o móviles. Ahora bien, ¿Cuándo usar una y cuándo usar otra con el paciente que tengo delante? Pues lamentablemente no existe una receta general, es más, deberíamos plantearnos ¿Por qué he elegido movilizar el nervio ciático en mi paciente neurológico y cuál es mi finalidad con ello? La respuesta puede ser fácil, pero por supuesto tiene muchos matices complejos, siendo a grandes rasgos, la falta de movilidad o restricción en el desenrollamiento, deslizamiento y tensión neural final, ante una actividad de la vida diaria que lleve implícita las palancas articulares que generen dicho movimiento. Es decir, falta movimiento en un sitio en concreto y me impide hacer una actividad. En este caso, elementos clave en la flexión de tronco, junto con la flexión de cadera y extensión de r

2 23 mayo, 2017
neurorehabilitacion ictus ruedas

Mucho se habla del posicionamiento perfecto sobre cómo sentarse en la silla de ruedas, si las articulaciones completamente alineadas a 90º, que si la espalda recta, que si los brazos en el reposabrazos… Y ésto genera algo de controversia acerca de mantener esa postura durante todas las horas del día, ya que montones de nuestros pacientes mantienen una sedestación constante a lo largo de todo el día, sea por la causa que sea. Ahora bien, ¿Qué debemos recomendar? ¿Existen realmente riesgos que podemos prevenir?. Un estudio muy interesante (1) puede darnos alguna pista sobre cómo las personas que han padecido un ictus, tienen ciertos componentes que debemos tener en cuenta a la hora de sedestar una persona. El hecho es que en este estudio, se realizó un análisis de tres grupos específicos de personas, donde 2 de ellos se componían de personas que han padecido un ictus, y un grupo control formado por personas mayores con necesidad de utilización de silla de ruedas. Dentro del grupo de personas con ictus, se realizaron dos subgrupos, unos con clínica espástica o hipertónica, y otros con clínica flácida o hipotónica. En ellos, se estudió un ciclo de inclinación del respaldo que pasaba de 100º a 150º, en dos tipos de asiento, uno normal y otro con un añadido en V en la base (V-shape), tal y como se muestra de manera esquemática en la siguiente imagen: Además, se registró tanto el de

2 5 mayo, 2017
botulinica terapia

De todos es conocido el tratamiento con toxina en el paciente neurológico, y muchas veces familiares o los propios pacientes buscan la opinión del fisioterapeuta o terapeuta ocupacional, al que ven con mayor asiduidad y la confianza que ello genera, acerca del abordaje que se plantea desde la medicina y rehabilitación física con la finalidad de reducir el dolor, pero sobretodo, la clásica y quizás mal llamada espasticidad. Si echamos un rápido vistazo en revisiones bibliográficas sobre la eficacia de la toxina aplicada en los músculos espásticos tanto del miembro superior, así como del inferior, encontramos niveles de evidencia moderados en cuanto a cuantificar y cualificar el estado de contracción del músculo en sí pinchado. Es decir, al ser bloqueado a nivel químico (no deja liberar la acetilcolina para que el “mensaje” de contracción muscular, no llegue a la placa motora, en la unión neuro-muscular) el músculo pierde de esta forma el tono, y ello supone cambios locales en la actividad neuro-muscular en la zona aplicada. Éste hecho es el que da resultados de evidencia moderada en los estudios científicos, y ello es indiscutible. Como igual de indiscutible es la dependencia de ello a la pericia del profesional que la aplica, sabiendo dónde pinchar, en qué dosis, cuántas veces, y el juicio clínico para hacerlo. Como siempre, hay profesionales y profesionales, igual d

20 marzo, 2017
fisioterapia terapia ocupacional contexto

El poder del contexto es innegable, ya lo afirmaban algunos filósofos de aquella época lejana, con sus reflexiones tipo: “Yo soy yo, y mi circunstancia”. En neurorrehabilitación, todos los profesionales sanitarios intentamos tenerlo en cuenta a la hora de optimizar la recuperación a partir de las capacidades del paciente, donde el entorno es un elemento fundamental a la hora de plantear las terapias en la intervención del ámbito que corresponda. Como por ejemplo, estudios que demuestran que la interacción social (intervención bajo un contexto) promueven la recuperación de elementos en pacientes afásicos (1), así como aspectos específicos (psicológico) en la creación de una atmósfera favorable y estimulativa (2) en pacientes con ictus, por no mencionar adaptaciones físicas del entorno o del propio cuerpo, para conseguir una marcha adaptada (3). Fijémonos si es importante el efecto del contexto, que mucho me ha llamado la atención de la siguiente noticia, donde nos cuentan que el efecto placebo tiene efecto igual pese a saber que estamos tomando placebo. ¿Y cómo lo demostraron? Pues plantearon un estudio de investigación con 97 participantes con dolor lumbar, donde se realizaron 2 grupos. El pri

10 marzo, 2017
disfagia terapia ocupacional logopedia

Imaginémonos que vamos a ir a cenar. Una cena en un restaurante bonito, de esos en los que hay que reservar previamente. De esos en los que nos ponemos nuestras mejores galas. De esos que sólo con estar allí, la noche se convierte en una noche especial. De esos… Pero, pongámonos durante un minuto en la piel de todas esas personas que, a causa de una lesión en el SNC, tiene problemas a la hora de moverse, a la hora de deglutir… Ya bastante difícil es para el paciente la situación que está pasando en ese momento, como para tener que preocuparse por cual es el perfil profesional más adecuado para abordar su problema. Pensareis, ¿Estos de Neurofunción se han vuelto locos? ¿De qué están hablando? Todo esto viene dado por el tema debate, que, desgraciadamente, a día de hoy nos seguimos encontrando sobre ¿ De quién es la deglución? ¿Del Terapeuta Ocupacional o del Logopeda?. Quizás, la respuesta mas fácil y a su vez, lamas obvia, es: DEL PACIENTE. Y no os faltaría razón. Incluso, si nos apretáis, puede que sea la mas correcta de todas ellas. Esta cuestión, que genera tanta polémica, al final repercute en las personas sobre las que NUNCA debe repercutir este tipo de trifulcas… El paciente. No existe una única manera de trabajar, ni un único modelo, ni un único abordaje, y cómo no, ni una única disciplina que aborde de forma exclusiva el tema de la alimentación/deglución. Desde Neurofun

Escrito en Blog, Logopedia, Terapia Ocupacional por Sergio Rodríguez Menéndez | Tags: , , , , , , ,
3 28 abril, 2016
Trabajo en equipo neurorehabilitación

Cada vez es más notorio que pequeños centros de neurorehabilitación, al menos en España, y por lo que he podido recorrer en su geografía, trabajan bajo perspectivas colaborativas entre los componentes del equipo, centrando las intervenciones en las necesidades específicas de los pacientes, tal y como concluyen tanto la evidencia clínica como la científica. Frases que entristecen en el mundo de la rehabilitación, de las que cada vez somos más conscientes los profesionales de la salud que nos dedicamos a esto de intentar recuperar funcionalidad en pequeños equipos multidisciplinares, son la separación rígida de competencias entre profesionales, como si éste fuera un pastel y cada uno tuviera una porción delimitada, delineada y sin compartir entre los componentes. Personalmente he caído en ello, defendiendo a capa y espada, según la ley competente actual, que los problemas de disfagia eran competencia del logopeda, sin darme cuenta pues, que una actividad de la vida diaria como es el poder disfrutar de la comida tranquilamente, puede ser relevante tanto para el paciente como para la terapia ocupacional, pudiendo guiar la alimentación o el acto de comer, hasta llevar la comida a la boca. Pero claro, una vez llega a la boca, ya no puedes trabajar la deglución, por ser competencia de otro profesional. ¿Qué sentido tiene esto? ¿Qué contexto estamos construyendo alrede

24 febrero, 2016
Neurorehabilitación y percepción

Los que trabajamos en el campo de la neurorehabilitación, como bien es sabido, muchas personas que son tratadas por profesionales de la salud, pueden padecer algún tipo de afectación en el habla, canal comunicativo por excelencia en el ser humano. De hecho, es tan esencial para nosotros la comunicación hablando, que llegamos a olvidar que más del 70% de comunicación es no verbal- El hecho es que a través de la observación e interpretación visual, que nos llevará a planteamientos de hipótesis con nuestros pacientes, y un poquito de sentido común, podríamos llegar a comprender algunos de los comportamientos o acciones que se presentan en el día a día de las personas afectadas por alguna afección neurológica. La respuesta está en el comportamiento, tal y como propone el modelo Affolter, y tal y como nos hacía ver Frank Roelandt en el pasado curso al que pudimos asistir los fisioterapeutas de Neurofunción, siendo la respuesta clave ante todas las situaciones que se nos proponían. Durante el transcurso de la formación, mientras se desarrollaban conceptos como el de dar estabilidad al paciente, iba recordando una película que en su momento me impactó, y que quisiera compartir con todos vosotros. Quiero presentaros el film, muy recomendable, sobre la biografía de Temple Grandin, doct

9 18 febrero, 2016
fisioterapia y terapia ocupacional, Affolter

Entender qué propone el Modelo Affolter de manera escrita, es bastante difícil de plasmar, pero aún así, vamos a intentarlo. Éste modelo, si mal no he interpretado, está basado en las estrategias de observación de la conducta en los pacientes neurológicos, desde el cual se plantea la posibilidad de que éstos tengan problemas perceptivos en la entrada de información tanto del entorno que les rodea, así como de su propio cuerpo, donde el terapeuta debe saber o interpretar, si el paciente neurológico está descifrando dicha información, además de cómo lo hace, en base a las respuestas (conducta) que da. Todo ser humano, tiene como vías de entrada los sentidos, ya sean la vista, olfato, oído, gusto, tacto (y cinestesia, o percepción de movimiento), donde la generación de información tanto externa o interna, debe ser no sólo recibida por el Sistema Nervioso Central, sino que además, interpretada como tal, seleccionando la relevancia en un instante de tiempo y en un lugar concreto, bajo un contexto predeterminado. Ahora bien, como todos los que nos dedicamos al mundo de la neurología, en el momento que existe una lesión en dicho sistema, es muy probable que no sólo la recepción de éstos estímulos sea desfragmentada, sino que además, pueda no ser comprendida y se generen sistemas de compensación para intentar suplir dicha problemática. Lo fascinante que propone el Modelo Affolter, es q

16 febrero, 2016
guía Affolter en ictus

Cuando vuelves de tierras gallegas tras 5 días intensos de formación en el modelo Affolter, quieras o no existe una tendencia a ver a los pacientes desde las gafas nuevas sobre las que te has formado, con ganas de estrenar tu nueva visión acerca de lo aprendido, aplicándolo directamente en tus pacientes. Esto sin duda es un gran sesgo de información, donde a muchos de los terapeutas nos suele pasar, y es un “peligro” por el hecho de que se nos estén pasando por alto, otros elementos que en estas nuevas gafas, no puedas acabar de contemplar por estar atendiendo a otros nuevos aspectos. Y esto de inicio, es un proceso bastante normal (que quizás no del todo bueno). Es por ello, que toda formación necesita de un tiempo de reposo, como el arroz de un exquisito “rissotto” o el pan recién hecho, un tiempo de reflexión que viene dado en la aplicación, evaluación y reevaluación en nuestros propios pacientes. Nunca hubiere imaginado que, tal y como propone el modelo Affolter, generar o dar una información firme, estable, congruente, como es una pared, o la esquina de una columna, pudiera llegar a cambiar tan repentinamente, el comportamiento de un paciente neurológico severo, cambiar el tono de protección de un brazo afectado por un ictus consiguiendo cambios relevantes en una actividad, o modifi

4 9 febrero, 2016
Debilidad en el ictus

La inquietud profesional de ver una tendencia de presentación clínica que tiende a repetirse en pacientes con afectación hemiparésica/hemipléjica causada por un ictus, te lleva e incluso obliga, a cuestionarte el por qué de una situación, buscando respuestas en otros compañeros de profesión de la rama de la salud, o a la búsqueda bibliográfica correspondiente. ¿No os encontráis pacientes con hemiparesia/hemiplejia con una hipotonia del lado afecto del cuello, junto con el deltoides, y posteriormente una tendencia a la hipertonía/espasticidad que va más a distal, afectando brazo, antebrazo y mano? Es decir, un descenso del hombro (aumentando la distancia entre oreja-hombro del lado afecto, y una reducción de esa distancia del no afecto) donde el paciente manifiesta sensación de tirantez, dolor, molestia, carga, acorchamiento o simplemente no nota nada… respuestas clínicas a un mismo fenómeno que podemos plantear un origen muscular, articular, nervioso, ligamentoso, sensitivo, perceptivo… Causas que específicamente no sabemos, pero sí tenemos claro cómo se manifiestan y en qué situaciones pueden agravarse o aliviarse. Un aumento de la distancia entre el hombro y la oreja, o un descenso mismo del hombro, conlleva repercusiones en la elongación constante de la musculatura, tendón, ligamentosa, nerviosa… partes periféricas que afectan al Sistema Nervioso Central, el cual, reco