Lectura y escritura en niños, y su relación con el habla

5 20 Febrero, 2017
lectura escritura logopedia

Son muchos los niños que acuden a la consulta de logopedia, en edades comprendidas entre los 6 y los 9 años generalmente, ante un problema en las habilidades lectoras y escritoras. La preocupación que traen los padres siempre es la misma: ¿el rendimiento escolar podría verse afectado por este hecho?. Cada vez es más frecuente la sospecha de dislexia, tanto por los padres como por los maestros de la escuela, lo que es muy positivo de cara a ofrecer mejor atención a estos niños ya que, cuando un niño no lee, se busca una solución.

La pregunta ahora es, ¿pasa lo mismo cuando un niño, en edades más tempranas, no habla o no lo hace del todo bien?

Es curioso cómo, en la mayoría de estos casos que acuden por lectoescritura, aparecen problemas tempranos del lenguaje. ‘No dijo la S hasta los 6 años’, ‘no dice la RR’, ‘siempre dijo mal las palabras largas’, ‘muchas veces no le entendemos’, ‘no sabe explicarse’… ¿Es que esto no supone una razón de consulta? Recientemente ha salido una noticia en el periódico La Nueva España sobre los retrasos del lenguaje, cuya lectura recomiendo. Laura Martínez, logopeda de la Unidad de Atención Temprana del área II, dice una frase que resume muy bien este problema: ‘no todos los niños que empiezan tarde a hablar van a tener un trastorno del lenguaje, pero sí todos los trastornos empiezan por hablar tarde’.

Relacionando esto con la lectoescritura, en muchas ocasiones los problemas aparecen como consecuencia del desarrollo tardío del lenguaje. Un niño que no habla bien, no va a leer y escribir bien. Esto no significa que todos los problemas de lectoescritura se deriven de un mal desarrollo del lenguaje, por supuesto que hay casos puros, pero hay que entender que en ocasiones el mal desarrollo del lenguaje supone el antecedente al problema lectoescritor. Un niño que no tiene bien desarrollada la conciencia fonológica (habilidad esencial para el correcto desarrollo tanto del lenguaje como de la lectoescritura) seguramente encuentre dificultades al decir palabras largas y, por tanto, encontrará problemas al leerlas y escribirlas. Al igual que un niño que no estructure bien su discurso a la hora de, por ejemplo, contar cómo fueron sus vacaciones, encontrará aún más problemas al hacerlo de manera escrita e incluso, lo más seguro, es que presentará también problemas de comprensión lectora. Ahora bien, ¿es más fácil y tiene mejor pronóstico trabajar el lenguaje con 3 o 4 años, o el lenguaje y la lectoescritura con 7 u 8?

El problema principal que nos encontramos es la creación de huellas en el léxico. Si, por ejemplo, un niño dice mal desde los 3 años la palabra ‘semálofo’ (semáforo) y con los años no la aprende correctamente, ¿cómo podrá escribirla, por ejemplo a los 7 años, de manera correcta? El niño llevará 4 años repitiendo la palabra semálofo erróneamente, creando su huella, y generalizando su uso. En este caso, ¿es más fácil enseñarle con 4 o 5 años y evitar que cree esa huella, o enseñarle con 7 teniendo detrás todos esos años en los que decía mal la palabra?

Cuando tengamos una sospecha de un mal desarrollo del lenguaje, lo más importante es buscar ayuda profesional de manera temprana. Cuanto antes se detecten los problemas, mayor tiempo de actuación tenemos, y menos tiempo dejaremos a que se cronifiquen. Por lo tanto, dejemos de ser tan permisivos con el mal desarrollo del lenguaje y olvidemos la famosa frase del ‘ya hablará’, lo que no solo repercutirá en este aspecto, si no en el desarrollo futuro de, entre otras cosas, la lectoescritura.

The following two tabs change content below.

Aitana Viejo Sánchez

Logopeda. Máster en Neurologopedia en ISEP, Posgrado en Atención Temprana.

Últimas entradas de Aitana Viejo Sánchez (ver todo)

Comentarios (5)
bicocacollage2017 Febrero 27Responder
Muy bueno! Soy Fonoaudióloga y lo médicos pediatras como el Entorno parental demoran en consultar por la típica frase, sin visión de una preví evaluación a tiempo. Los problemas son peores después.
Aitana Viejo Sánchez2017 Marzo 6Responder
Totalmente de acuerdo, Bicacollage, gracias por comentar!
Matilde Rosas Calani2017 Marzo 4Responder
Hola soy fisioterapeuta kinesiologa Recientemente estoy realizando un diplomado en fonoaudiologia. Mi hijo que tiene 8 años tiene problemas al escribir algunas palabras con " r" intermedia por ej. Albol - árbol E inclusive aún tiene problemas al pronunciar algunas palabras. Lo estimule y le corregí las veces que pude no logré mucho. También lo lleve a consulta con un logoterapeuta y me derivó a un psicólogo y posteriormente a un neurólogo. Me dijeron que mi hijo era hiperactivo ( lo cual está controlado ya que le cambié la dieta y retire todos los estimulantes nerviosos) También me dijeron que tenía transtornos de la conducta. De que manera repercute esta última en el aprendizaje de mi hijo? me podrían orientar un poco por favor... Ya que me siento un tanto confundida. Gracias...
Aitana Viejo Sánchez2017 Marzo 6Responder
Hola Matilde. Según lo que comentas (y sin pretender ser osada, porque no conozco el caso y como todos se merecen su valoración) los problemas de lectoescritura podrían estar relacionados con el habla. Si el niño dice álbol, bien porque no discrimine auditivamente la /r/ o por que no sea capaz de articularla, va a tener problemas también a la hora de escribirlo. La hiperactividad repercute en el proceso de aprendizaje de un niño, especialmente en el tema de la atención, muy necesaria para percibir correctamente los sonidos del habla, especialmente los sinfones, trabadas e inversas, ya que al pronunciarlos no se perciben tan claros como las sílabas directas. Dado que estudias fonoaudiología, yo te aconsejaría realizar trabajo de discriminación auditiva del fonema /r/, por ejemplo con tareas de pares mínimos, además de trabajar también su capacidad atencional. Espero haberte ayudado. Un saludo y gracias por tu comentario!
Conepcio valencia2017 Marzo 11Responder
Hola, chicas, hoy por hoy se le esta dando mucho impulso e importancia al enfoque miofuncional para los problemas de habla y lenguaje, esto podría ayudar a tu hijo, en este caso podrias estimular la punta de su lengua con un cepillo de dientes de esos q bibran poniendolo en la punta de la lengua unos segundos parar y volver hacerlo por unas 5 o 6 ocaciones, dos o tres veces ppor dia (estimulacion sensorial )puedes buscar asi mas estimulos sencitivos o sensoriales q ayuden a tu hijo a descubrir el punto y modo de articulación de dicho fonema espeto te sirva de algo mi participacion saludos

Deja un comentario