Modulación pedagógica, un mundo para la neurorehabilitación

1 5 octubre, 2016

Todos tenemos lecturas de verano, y ahora que ya ha finalizado, va siendo hora de retomar tanto el blog, como el trabajo. Cerrando la etapa vacacional, tenía el compromiso no escrito conmigo mismo de acabar el libro que recomiendo a toda esa gente que tiene relación de manera directa, o indirecta, con una persona que padece algún tipo de afectación neurológica: “Modulación pedagógica” de Anna Esclusa.

Anna Esclusa es curiosamente pedagoga, y digo curiosamente porque no suele verse a diario (o no suele ser común) que un profesional “del mundo de las letras” esté tan en contacto directo con esto de la “neuro”, y pueda comprometerse, aportar y dar una nueva perspectiva a todas las personas que rodean al padeciente, así como al propio padeciente, sobre muchos de los procesos que se desarrollan en el día a día.

A ello me refiero, un pedagogo formado en Estimulación Basal® (mundo descubierto gracias a la formación que tuvimos en Neurofunción con la misma Anna Esclusa) ayuda a mejorar la comunicación de la propia persona con su propio cuerpo. Y es que la visión perceptiva que otorga la perspectiva de la Estimulación Basal®, las herramientas que puede darte, pueden ayudar a que la persona pueda “reconciliarse” con su propio cuerpo, y a ello me refiero, que debido a las alteraciones perceptivas de base que pueden llegar a tener las personas afectadas por algún tipo de afectción neurológica, pueden desorientar perfectamente el esquema corporal, la situación de su cuerpo en el espacio, dónde empieza o acaba su cuerpo, la orientación tridimensional en el entorno, etc. y que a través del modelaje, estimulación táctil o vibratoria, existan cambios objetivables en el momento, y eso lo podamos observar e interpretar en las conductas de la persona.

Por otro lado, un pedagogo puede aportar una mejora de la comunicación entre el equipo y la propia persona afecta, analizando mejor el movimiento, la conducta, los gestos, así como la interpretación de los sucesos, llevándonos a una nueva perspectiva de análisis de los hechos, ayudándonos a plantear hipótesis sobre acontecimientos que puedan suceder, y en consecuencia, poder actuar para observar de nuevo, otro tipo de respuesta en la persona. Un ejemplo al azar, si una persona con TCE grave, emite un grito mientras está sentado en la silla de ruedas, y se mueve bruscamente, desde dicha perspectiva, se pueden plantear muchas hipótesis, como búsqueda de autoestimulación perceptiva, incomodidad en la silla, dolor, hambre, le pica la nariz, y un largo etc. Por ello, se observa, se interpreta, se actúa y se vuelve a observar. La persona puede hacer una búsqueda continua de información, ya sea por autoregulación (por alteraciones perceptivas), por placer, por intentar estabilizarse, por estar al fin y al cabo, cómodo consigo mismo y acabar sintiendo el cuerpo como una unidad.

Por último, y creo que más importante (mi interpretación), desde la perspectiva de la modulación pedagógica (que ésta ha sido mi lectura), creo que se pone énfasis en la relación, comunicación, enseñanza, interpretación, afección, rol, emoción… entre PERSONA y FAMILIA. Y con todo esto muchísimos puntos que tocar. Los familiares, quienes por cierto, son los que pasan mayor parte con la persona afectada, la mayoría de veces están desorientados o poco asesorados, como es normal de inicio, (no sólo en los cuidados, quienes por cierto deben aprender desde el minuto 1), en ésta nueva situación que padecen, y asumen una serie de roles con mayor o menor resignación (o no). El hecho es que muchas veces no sabemos cómo comunicarnos con la persona afectada, no sabemos interpretar qué le pasa, qué necesita, hasta cuánto debo o puedo ayudarle, hasta cuándo o cuánto tengo que acompañar en sus actividades de la vida diaria… ¿Le visto? ¿Le ayudo a levantarse? ¿Salgo a comprarle el pan? ¿Lo acompaño a la calle? ¿Dejo que decida si duerme la siesta o no?… Incógnitas que dependerán de cada persona, situación, entorno, carácter, grado de afectación, grado de dependencia, rol en la familia… Todo ello, con una carga emocional tremenda. Lo que plantea Anna Esclusa es… y por qué no actuar, ya que es inevitable que los familiares abandonen el rol de cuidador, desde la perspectiva también de rol familiar (hijo, padre, madre, abuelo, tío, cuñado, amigo…), añadiendo componentes emocionales a las acciones que se realizan, acciones que tengan un sentido relevante para el padeciente, un sentido perceptivo que le ayude a orientarse, un sentido… ¿común?. Otro ejemplo al azar: si al hacer una transferencia de la cama a la silla, teniendo en cuenta movimientos lentos, que engloben toda la percepción de la persona, ayudándonos con almohadas, pared, silla o lo que sea con textura sólida, realizando pequeños reajustes corporales tanto en la persona afecta como  quien le está ayudando, y en medio de dicha transferencia y aprovechando que con mis brazos estoy rodeando toda la espalda de la persona, aprovecho y doy un abrazo y le deseo los buenos días, y le comento: ¿nos vamos a desayunar? Quiero decir, hay una carga táctil, afectiva, comunicativa y con sentido orientativo. Desde la modulación pedagógica se enseña a enseñar, se enseña a profesionales a enseñar a familiares, cómo comunicarse con ellos. Se enseña a familiares a cómo comunicarse con los afectados. Resumiendo… Sería como reforzar los lazos entre todos los elementos que conforman la persona afectada, estando ella en el centro. Éstos pequeños detalles (que nos orienta desde la modulación pedagógica) son los que pueden llegar a generar cambios y calidad de vida en las personas con afectación neurológica, o eso creo yo.

Por supuesto todo lo expuesto es interpretación mía, con sus pros y contras, como persona David, y como profesional fisioterapeuta, siendo una lluvia de ideas azarosa y más bien poco estructurada. Si queréis información de la buena, echad un vistazo al libro que os recomiendo, visitad el blog Modulació Pedagógica, haced el curso propio, o el de Basale Stimulation®, Affolter Model…

Por cierto, muy en la perspectiva de lo comentado, una frase que me cautivó desde el inicio de INN que comentó Nora Kern en sus cursos:

tweet

The following two tabs change content below.
Fisioterapeuta. Número de Colegiado 1090 (COFISPA) Diplomado en la Universidad Ramón Llull, Máster en Neurocontrol Motor por la Universidad Rey Juan Carlos, Máster en Atención Fisioterapia Comunitaria por la Universidad de Valencia, formado en fisioterapia neurológica (Concepto INN, Concepto Bobath, Modelo Affolter, Estimulación Basal, entre otros). Profesor asociado al Máster de Fisioterapia Neurológica de la Universidad Pablo Olavide. Despertando mi sentido crítico...
Comentarios (1)
Claraoctubre 5Responder
A veces cuando me defino a mí misma como profesional se me escapa un " yo soy muy sensorial" y nunca me he sentido más orgullosa de denominarme así que cuando empecé mi primer contacto con la Basale Stimulation y con Ana. Soy logopeda, terapeuta ocupacional y reciente maestra de infantil y llevo toda mi vida laboral trabajando con discapacidad( o diversidad funcional) . Todavía no he encontrado a una sola persona( o su entorno) a la que no le haya beneficiado esta vertiente la cual ha formado parte de mi forma de trabajar a través de formarme en basale y leer en profundidad el libro de Modulación que tuve la suerte de comprar de manos de su autora. Ana, pedagoga como tú dices, pero con una visión global de la atención a la discapacidad que conozco en pocas( por no decir menos de 3 )profesionales ... su libro y su forma de enseñar enriquece y te hace crecer, tanto como profesional como personalmente. A veces no hay nada más rehabilitador que sentir el propio cuerpo cuando ni siquiera sabes dónde están sus límites... Imprescindible...enhorabuena por tu reseña y siento el comentario exhaustivo... agradezco que me lo pidieras.

Deja un comentario