Evaluar y reevaluar en fisioterapia

2 21 octubre, 2015
reevaluar fisioterapia

Evaluar y reevaluar, procesos que parece que tenemos claros a la hora de iniciar un proceso de atención en fisioterapia, terapia ocupacional, neuropsicología, logopedia e incluso medicina neurológica. Un seguimiento de la evolución del paciente a medio y largo plazo, escalas evaluativas que pasamos casi en cuanto aparece el paciente por la puerta, como al cabo de un plazo concreto que se plantea al principio, que varía de los 3 meses, 6 meses o incluso depende de qué profesional o centro, una vez al año. Pasamos el Barthel, Berg, Tinetti, ALS, TUG, Box & Blocks, 9 Hole Peg Test, etc. etc. cada cierto tiempo espaciado, generando un prejuicio muy comentado por otros profesionales que no entran en el sector de la neurología: “Es que los pacientes neurológicos presentan cambios de forma muy lenta” “Muchos no avanzan” “Es muy difícil sacar adelante un paciente de éstas características” “Perpetuamos las terapias en el tiempo”… Podemos plantearnos el hecho de que éstas reevaluaciones se pasan con un espaciado tiempo y sólo registremos estos cambios, o podemos decir que nuestra intervención terapéutica se ve apoyada y registrada exclusivamente por este tipo de escalas validadas. Entonces, ¿cómo podemos plantearnos si nuestra intervención terapéutica es válida si simplemente reevaluamos cada cierto tiempo con unas escalas estandarizadas? ¿Cómo podemos desarrollar un razonamiento clínico durante la misma sesión, si no tenemos medidas de referencia? Es decir, sólo me replanteo el tratamiento cada 3, 6 o 12 meses ya que así veo si el paciente evoluciona favorablemente, o no.

Necesitamos de medidas de referencia, y eso significa tener pequeñas pruebas medibles sobre las que trabajar, llevando a cabo el proceso de testar y retestar, que es igual que el anterior (evaluar y reevaluar), pero más rápido y específico que el anterior. Parece ser, o ésta es mi impresión en cuanto a los comentarios que he podido leer de otros compañeros, que hay una tendencia a confusión entre ellos, ya que muchos comentan que su forma de testar y retestar es mediante las pruebas estandarizadas de evaluación y reevaluación (uso de escalas), volviéndose una tarea imposible ya que cada uno de ellos, necesita un tiempo considerable en su ejecución. Todo ello nace de la entrada “Sobre los Bobath“, donde precisamente en ésta formación se enseña a evaluar y reevaluar mediante escalas estandarizadas, y eso está genial, pero creo que es insuficiente (por el paso de tiempo entre ambas pruebas), y porque no es un screening rápido y sencillo, ya que como comento, pasar una escala lleva su tiempo, y realmente estás testando y retestando una intervención inmediata la cual realizaste durante un momento, y se necesita saber si existen cambios relevantes en ese momento para poder reorientar tu intervención, ya sea intrasesión o intersesión.

A todo esto entonces, ¿qué podemos proponer? ¿Qué tipo de pruebas test-retest tras una intervención fisioterápica?

  • Lo primero el uso de los diagramas de movimiento para una articulación (resistencias, rangos de movilidad, dolor y espasmo).
  • El uso de los test neurodinámicos (y su diagrama de movimiento en los componentes del test neurodinámico relevante).
  • En presencia de dolor, EVA.
  • Palpación del nervio implicado
  • Presencia de postura o movimiento evasivo de tensión neural
  • Análisis de movimiento o disfunción de una actividad concreta, implicados en la problemática (retestando todas las anteriores).
  • Movilidad mecánica de una estructura tipo interfase (como podrían ser articulaciones y la implicación de tejidos blandos)
  • Medir velocidad o tiempo de ejecución con cronómetro
  • Medir rangos articulares con goniometro

No hace falta decir que todas éstas “objetivaciones”, deben presentarse en las mismas condiciones en el tiempo de test y posterior retest, aunque obviamente no somos máquinas y perdemos información de camino, pero seguramente si mejora o empeora, o sigue igual, tras una intervención que suponemos que es terapéutica, el resultado nos guiará hacia la modificación de la intervención, o no, dependiendo del registro que hayamos obtenido.

Y tras testar y retestar intrasesión e intersesión, por supuesto en un tiempo considerable, evaluaremos y reevaluaremos mediante las escalas estandarizadas que todos conocemos, y en las que por cierto, os recomiendo la siguiente página. ¿Alguna forma más de testar y retestar? Bienvenidos serán como siempre, vuestros comentarios.

The following two tabs change content below.
Fisioterapeuta. Número de Colegiado 1090 (COFISPA) Diplomado en la Universidad Ramón Llull, Máster en Neurocontrol Motor por la Universidad Rey Juan Carlos, Máster en Atención Fisioterapia Comunitaria por la Universidad de Valencia, formado en fisioterapia neurológica (Concepto INN, Concepto Bobath, Modelo Affolter, Estimulación Basal, entre otros). Profesor asociado al Máster de Fisioterapia Neurológica de la Universidad Pablo Olavide. Despertando mi sentido crítico...
Comentarios (2)
Albertonoviembre 5Responder
Planteas entonces el hecho d q una evaluacion es por medio d escalas cada x tiempo, mientras q testar seria durante la sesion, despues d esta, como una forma d obtener info. Mas a corto plazo y continuada. Es por ello q los cambios en un retest durante un periodo de tiempo deberia verse reflejado en una reevaluacion? El hecho de que ante ciertos parametros evaluables se vean cambios, (siempre objetivables), deben,necesariamnte verse en las escalas seleccionadas? Es probable q el tto continuado pueda llegar a falsar el mismo retest, ya q durante ese tiempo d tto el cuerpo aun mantiene esos cambios, y al cabo d unas horas verse revertidos Es solo un planteamiento, ya que no he tenido oportunidad de verlo ni seguir a ningun paciente siguiendo este planteamiento. Alguien mas que pueda aportar opinion y experencia? Gracias
David Aso Fusternoviembre 5Responder
Quizá sea una diferenciación burda entre los vocablos retest y reevaluación, que quería marcar por el hecho de que en los debates que me encuentro, los terapeutas comentan que sí reevalúan (cada cierto tiempo) pasando escalas, y me parece perfecto, pero quería mencionar la importancia de retestar durante y al final de las mismas sesiones, y quizás todo ello llevaba a confusión, por eso hice dicha diferenciación. Sobre los cambios en test y retest, por supuesto que pueden cambiar entre sesiones, y por supuesto que no se pueden mantener en el tiempo, para eso necesitamos lo primero, saber qué está pasando (y eso se hace valorando test y retest intersesión), y lo segundo, encontrar herramientas para intentar conservar esos cambios, ya sea mediante ejercicio terapéutico en casa, implicación activa en las actividades de la vida diaria, y compromiso en la adherencia terapéutica a través de roles familiares, por ejemplo. Es tan importante o más lo que se hace fuera del ámbito clínico, que lo que se hace dentro, y para eso hay una figura estupenda en neurorrehabilitación llamada terapia ocupacional. Interesante el trabajo conjunto en equipo. Pero estoy contigo, no es que se falsen los test, es la situación actual en ese momento y en ese contexto, que se le está presentando al paciente. Ahora te toca a ti interpretar, mediante razonamiento clínico, qué está pasando, y en consecuencia, actuar. Una vez actuado, retesta y reevalúa.

Deja un comentario