Sistema nervioso, NoiGroup y Twitter

6 agosto, 2015

Hace poquito, muy poquito, se celebró un curso muy interesante en Adelaide (Australia) sobre la movilización neurodinámica del sistema nervioso, y la influencia que tiene sobretodo a nivel del autónomo, además del obviamente periférico y central, por gente potente en el campo tanto de la investigación como de la clínica, David Butler o Michel Coppieters. Seguimos el curso unos cuantos por Twitter a través de la cuenta del @noigroup. Y ya que aportaron unos tweets la mar de interesantes, vamos a intentar ampliar algo de información con un pequeño “Cherry Picking” (lo sé, mal hecho) que me apetece aportar o resumir. Ahí va el primero…

Nos debe quedar claro que la movilización del sistema nervioso por parte del profesional, no es una mera aplicación técnica donde la finalidad máxima es realizar deslizamientos de nervios, sino que previamente hay todo un razonamiento clínico, una anamnesis y un constructo de hipótesis que a través de pruebas objetivas (tests neurodinámicos, articulares o perceptivos) debes falsar. Es decir, movilizar por movilizar, es tontería. El concepto de Terapia Manual va mucho más allá que una aplicación técnica o de un agente físico, hablamos de una intervención basada en modelos teóricos que se ajustan a la clínica del paciente (signos y síntomas) y que a través de la intervención (modelo teórico) cambiará o no la clínica, necesitando de una reevaluación (clínica) para poder objetivar cambios clínicos relevantes. Y en caso que así no sea, volver a construir desde la parte teórica, que volverá a ajustarse a la clínica. Y así es todo el proceso asistencial profesional, saltando de la teórica a la clínica, y viceversa, como si ambas estuvieran separadas por un muro de ladrillos semipermeable. La movilización pasiva o terapia manual, va dirigida hacia la preparación del movimiento, o dicho de otro modo, es una preparación las estructuras (eliminación de las restricciones) para que el sistema nervioso tenga una total libertad de movimiento y esté preparado para desplegarse en sus máximas y óptimas condiciones.  

Tenemos claro que los nervios periféricos no son generadores de impulsos, pero sí son conductores, y cualquier cambio en el recorrido de éstos, puede influenciar en la comunicación de la periferia con el SNC, y viceversa, tanto en la entrada como en la salida informativa. En los pacientes neurológicos, encontramos muchísimas veces (por no decir todas) una problemática en la movilidad, leve o severa, donde las restricciones mecánicas del SNP son patentes en unas interfases más bien quietas y adaptadas en las posiciones de protección para que no se genere un mayor daño, lo que supone una alteración de la neurofisiología conductiva de ese sistema nervioso, tal y como plantean en los estudios cantidad de autores como Elvey, Rolf, Shacklock, Butler, entre otros muchos. Por tanto, la necesidad de evaluar, observar, explorar, poner en tratamiento y reevaluar tanto el sistema nervioso (neurodinámica) como las estructuras que se relacionan con éste (interfases) así como los problemas centrales perceptivos, todos ellos mediante formulación de hipótesis a falsar, no buscando el origen o causa del problema (esto es casi imposible, porque a nivel biológico no podemos controlarlo todo, opacidad causal recomiendo como lectura) sino en busca de la resolución de problemas a través de la constante reevaluación y objetivación de cambios clínicos. Así pues, analizamos todo el sistema como eso, como un sistema, que interacciona con otros y tiene influencia en ellos, así como a su vez, el resto de sistemas influyen en el nervioso.

 

No nos cansaremos de decir, tal y como hacemos en esta entrada, que el Sistema Nervioso es un continuo, donde no existe una intermitencia anatómica, eléctrica o química, y eso implica la clásica división de SNC, SNP y SNA, que bien es lícita para poder estudiarla, pero no confundamos la parte por el todo. Por otro lado, comentar que los efectos tanto de la terapia manual, así como los de la movilización, tienen repercusión sobre el Sistema Nervioso Autónomo, con las reacciones simpáticas y parasimpáticas que pueden surgir como respuesta, y que debemos tener especial cuidado para no provocar mayor daño. Recordemos que la capacidad de estiramiento de un nervio, por su morfología, es más bien poca, y que los nervios no se estiran, así que vigilemos en aplicar estiramientos de cadenas musculares en el cuerpo de los pacientes neurológicos, puesto que mantener en tensión un sistema nervioso autónomo… puede ser contraproducente, es obvio.  

En efecto, cuando realizamos el llamado “Slump”, que vendría siendo una flexión de cuello (metiendo el mentón), junto con flexión tronco mediante el “derrumbamiento” (es decir, hundimiento del esternon) y finalmente una ligera flexión zona lumbar, la que se pueda; Pues al realizar ese “Slump”, la capacidad de este caso el SNC (neuroeje concretamente) de elongarse, es de 10 cm en sujetos sanos, siendo de ésta manera, una posición de carga en la mecánica neural que implicará efectos neurofisiológicos tal y como se observan por ejemplo, en nervios periféricos. Por otro lado, teniendo en cuenta la anatomía y situación del sistema nervioso autónomo con respecto a la columna cervical, dorsal y lumbar, podemos considerar posiciones de carga y descarga neural, analizando tanto la postura como la forma en la que se mueve el sujeto (mecánica/patomecánica, fisiología/patofisiología), observando siempre posibles restricciones y respuestas autónomas al hacerlo.

 

Puede parecer de perogrullo, que la parte donde la articulación se mueve, es la que necesita mayor deslizamiento el nervio para poder adaptarse a ese movimiento, generando así un desplazamiento de las zonas distales, y así es como se comporta como un auténtico sistema. La comparación que nos plantea Nora Kern durante sus cursos, es que esto es como una tela de araña, donde la zona en la que tiro, es la que mayor desplazamiento realiza, cediendo el resto de estructura algo de “desplazamiento y tensión” para que pueda adaptarse todo a las exigencias del resto de sistemas (en este caso el locomotor).

Lo dejamos aquí, seguiremos en otra entrada la próxima entrega de tweets del NoiGroup

 

The following two tabs change content below.
Fisioterapeuta. Número de Colegiado 1090 (COFISPA) Diplomado en la Universidad Ramón Llull, Máster en Neurocontrol Motor por la Universidad Rey Juan Carlos, Máster en Atención Fisioterapia Comunitaria por la Universidad de Valencia, formado en fisioterapia neurológica (Concepto INN, Concepto Bobath, Modelo Affolter, Estimulación Basal, entre otros). Profesor asociado al Máster de Fisioterapia Neurológica de la Universidad Pablo Olavide. Despertando mi sentido crítico...

Deja un comentario