Mes: marzo 2014

31 marzo, 2014

Mucho me llama este esquema descrito en “Modern Manual Therapy” sobre actividad excitatoria y factores perpetuadores en los circuitos neuronales originados en la medula espinal (Lankford 1983), expuestos en el libro “Surgery of the musculoskeletal system” de Churchill Livingstone. Si tomamos como inicio y ejemplo al paciente con dolor causado por un traumatismo o algún tipo de dolor de origen nociceptivo e incluso neuropático, en primera instancia tras ese daño tisular es proteger la extremidad de alguna forma para que no se forme mayor daño, por ello el sistema pone en funcionamiento la inmovilidad o disfuncionalidad. Por otro lado, la inmovilidad y las reacciones que tiene el sistema para la reparación, crean esa sopa inflamatoria con su aumento característico de aporte sanguíneo con el objetivo, dicho de manera llana, traer sus soldaditos, plaquetas, neurotransmisores, macrófagos… aumentando así el tamaño, en cuanto a volumen en espacio intersticial se refiere, de la zona local afecta, conllevando a reacciones tisulares que es el propósito de la reparación. Sin embargo, la perpetuación del dolor, inmovilidad y edema, puede provocar cambios en la consistencia de ese edema debido a su consistencia fisiológica, rico en proteínas, y que por la inactividad de la pared capilar en contacto con los tubos colectores, puede llegar a fibrosar los tejidos y a adherirse a ellos. Estos

3 22 marzo, 2014

6 días intensos de formación en INN (Integración de la Neurodinámica en Neurorrehabilitación), donde de nuevo el panorama de la intervención en paciente neurológico desde mi punto de vista profesional, ha dado un vuelco considerable que te hace replantear todo lo aprendido hasta entonces. ¿O quizás son aquellas enseñanzas basadas en teorías de los años 70 u 80 las que habría que replantear el marco teórico ya que no se ajusta al marco clínico que encontramos en consulta? Es decir, ¿nuestras intervenciones terapéuticas van bien enfocadas hacia la problemática principal del paciente? No lo sé, no tengo la respuesta, pero si hay algo importante que debemos tener en cuenta, es que la clínica del paciente es la que manda. Por mucho que nos centremos en hipótesis o marcos teóricos que intentan explicar la problemática de nuestro paciente, si tras una intervención no existe ningún cambio objetivable, debemos replantearnos qué carallo pasa, sin ampararse en que para ver cambios en paciente neurológico se necesita mucho tiempo. La idea que tienen los terapeutas manuales (que se dedican más a trauma/ortopedia) con bases de razonamiento clínico, el muro semipermeable que plantea Maitland sobre marcos teóricos vs. clínica, debería estar presente en la disciplina de la fisioterapia neurológica. En el fondo, es la base de la fisioterapia (para los australianos ya lo es desde bast