Divagando sobre el II #FightClubFSR

4 julio, 2013

logo2FCbigHDTras la celebración del II Fight Club de la iniciativa FSR el fin de semana pasado, y ahora que he encontrado algo de tiempo para escribir, me apetece contaros algunas impresiones como ponente en la sesión celebrada en Gijón, además de todo el interesante proceso de preparación vía hangout con el resto de compañeros ponentes del resto de España. Una experiencia única que recomiendo al resto de oyentes y socios FSR, que paséis por ella, el aprendizaje está asegurado, desde el inicio hasta el final. De hecho, ya acabada la reunión, todavía estamos dando vueltas en el grupo Google + para rematar las conclusiones, generando más inquietud y cuestionándonos si realmente hacemos bien todo el proceso asistencial desde nuestra profesión. Algunos blogs también se han removido, como el Soy paciente de Samu.

Lo primero que quisiera destacar, es que no somos tan diferentes como nos quieren hacer pensar, todas las especialidades en fisioterapia se basan en la fisioterapia, en el mismo enfoque y paradigma, el del movimiento y la funcionalidad, con un proceso asistencial significativamente parecido, basado en la anamnesis, valoración, exploración física, diagnóstico en fisioterapia, planteamiento de hipótesis, tratamiento y reevaluación. El hecho de que cada uno desde su especialidad tenga sus diferentes marcos teóricos, o sus gafas personalizadas puestas, vea a un mismo paciente de diferente manera, si al final de todo proceso asistencial basado en el razonamiento clínico llega a la elaboración de una intervención muy similar al otro mediante, por ejemplo, un ejercicio similar, los resultados serán posiblemente parecidos, aunque vistos desde diferentes prismas y llegando a diferentes conclusiones, pero el paciente es el paciente, y es la parte objetiva. Por todo eso, medir, medir, medir, registrar, registrar, registrar. Sólo con eso tenemos la defensa que justifica la elaboración de nuestro razonamiento y ejecución del trabajo,  y nos servirá como parapeto ante un tribunal, o como motivo principal ante la administración y el supuesto ahorro de dinero en salud pública que tanto se defiende actualmente. Lo que no está escrito… vuela.
Todo esto está más que desarrollado en las varias ponencias que se han dado en las sedes, pero el mensaje que quiero hacer llegar e insistir en él, es que no somos tan diferentes, por más que me dedique a la neurología puedo enfrentarme a deterioros cognitivos o úlceras por decúbito como los fisioterapeutas en geriatría, mis pacientes con enfermedades neuromusculares sufren de afecciones respiratorias presentando ya de base un patrón restrictivo. En fisioterapia neurológica hablamos de perfeccionamiento específico de un gesto o ejecución selectiva de un movimiento, no muy alejado del fisioterapeuta deportivo que busca el máximo rendimiento de ese gesto, podemos hablar de terapia manual y análisis del movimiento (con sus diagramas y razonamiento clínico) ejecutando una AP y neurodinamia si es lo que conviene, al más puro estilo de otropedia/terapeuta manual. Podemos ver como existen vejigas espásticas en pacientes con lesión medular, o incontinencia por esfuerzo en pacientes con ACV… Por tanto, no sé hasta que punto conviene saber de todo y ser maestro en nada, pero el paciente es el que es, y la necesidad de especialización salta a la vista así como el arte de saber derivar a otro profesional, ya sea dicho de paso, con su historia clínica bajo el brazo.

batman

Ya vimos durante la presentación en cada sede, como existían 5 puntos en común de las diferentes especialidades (motivo de consulta, body chart, historia actual/pasada, comportamiento de los síntomas y preguntas obligadas) que los ponentes consensuamos durante el hangout, pero me llamó especial atención como cada uno exploraba según criterio y problemática principal según especialidad. El hecho es que Vicente Lloret (ponente en Valencia) abrió con la pregunta… ¿Vosotros hacéis exploración neurológica?.

No quisiera decir que obviamente en fisioterapia neurológica debería hacerse y, por ejemplo, reflejarlo en el Body Chart señalando las zonas con hiper/hiposensibilidad, hiper/hipotonia, hiper/hipoalgia, porque en mi trabajo no se hace, y eso es mal. (qué barbaridad, pensaréis algunos!, ha caído un mito, pensareis otros!! Yo soy tu padre, diréis los mas frikis!!!) De todas formas yo sí lo exploro, pero estamos en lo de siempre, queda pendiente registrarlo, y si no está en un papel, malo. Así que me toca hablar con el jefe para optimizar la historia clínica, deberes pendientes (todo eso aprendido gracias a esta grata experiencia). El tema es que en otras especialidades creo que también debería ser casi obligatorio, y más si sospechamos durante el proceso de razonamiento, la existencia de componente neurológico. Me refiero a una presentación de sintomatología como reducción de fuerza, parestesias, sensación de pesadez e incluso fatiga. No cuesta nada realizar una exploración de la sensibilidad tanto superficial como profunda, además de observar y comparar los reflejos tendinosos. No está de más, claro que no, puesto que estamos ante la búsqueda de Red Flags, y si hay una hiper/hipo reflexia, una alteración de la sensabilidad… No te la juegues, deriva. De hecho, he visto ya varios casos de pacientes diagnosticados actualmente con ELA, pero que fueron derivados a traumatólogos por médicos de cabecera por presentar sintomatología de cervicálgia, parestesias y ligera pérdida de funcionalidad (costaba girar la llave al abrir la puesta de casa).

Sinceramente, creo que los Fight Club están sirviendo para cambiar la actuación profesional del fisioterapeuta, estableciendo unas buenas bases asistenciales que nos hacen mejorar no sólo como colectivo, sino como reputación dentro de una sociedad selectiva, resolviendo con juicio clínico la raíz del problema del paciente, solo así podremos mejorar como profesionales. Y solo así podremos combatir contra los intrusitas, contra los masajistas, pseudociencias, etc., no desde la persecución, porque al fin y al cabo, la persona tratada no es tonta, y si ve que le estan tomando el pelo, no vuelve. Por eso, lo primero que hay que hacer es mejorar, yo el primero, y creo que en estos 3 años que llevo en esto de las redes sociales, el blog, la formación recibida basada en evidencia (guiada por fisioterapeutas 2.0), el sentido crítico y el común, me han hecho evolucionar como profesional, y gracias a ello, mis pacientes lo agradecen. Sigamos por este camino, buen porvenir tiene que esperar seguro.

Agradecer, lo primero, a Vicente Lloret (ponente en Valencia) porque él es quien tira del carro en esto del Fight Club, quien llevó la idea a FSR y quien se curra cada vez tanto la asistencia como el mailing de confirmación… Espectacular.

También mencionar el agradecimiento y aprendizaje que he sacado del resto de ponentes: Julio Hernández (maestro de ceremonias), Aurora Araújo (Madrid), Nacho Fabiani (Online), Jorge Álvarez (Sevilla), Carlos Llorca (Alicante), Joaquin Hernández (Barcelona), Eva Ramos (Málaga), Kike Lluch (A Coruña).

Por último, a los asistentes en Gijón, que me hicieron sentir muy cómodo hablando sobre historia clínica, ya que en ningún momento se lo plantearon como una Masterclass y en todo momento participaron, aportando y debatiendo, como debe ser.

Ahora, a esperar a septiembre para la celebración del siguiente. Si todavía no eres socio FSR, ¿a qué coj… esperas?

The following two tabs change content below.
Fisioterapeuta. Número de Colegiado 1090 (COFISPA) Diplomado en la Universidad Ramón Llull, Máster en Neurocontrol Motor por la Universidad Rey Juan Carlos, Máster en Atención Fisioterapia Comunitaria por la Universidad de Valencia, formado en fisioterapia neurológica (Concepto INN, Concepto Bobath, Modelo Affolter, Estimulación Basal, entre otros). Profesor asociado al Máster de Fisioterapia Neurológica de la Universidad Pablo Olavide. Despertando mi sentido crítico...
Escrito en Fisioterapia 2.0 por David Aso Fuster | Tags: , ,

Deja un comentario