Hablemos de números en neurología

2 29 julio, 2012

Hoy me apetecía hablar de números, sobre todo ver un poco la situación general sobre afecciones en neurología, compararlas en caso que haya estudios con España, y finalmente ver que tipo de atención en fisioterapia se establece en cada una de ellas. De ésta manera, de una forma intuitiva, podremos ver el panorama nacional sobre el número de casos que pueden haber en España sobre las enfermedades neurológicas, cómo están atendidas en España y qué papel puede desarrollar la neurorrehabilitación a nivel público como a nivel privado. Seguramente falten muchísimos estudios, los cuales agradecería que me enlazaráis, puesto que la búsqueda de éstos es algo fatigosa y pocas facilidades parece que se dan a la hora de mostrar las estadísticas dependiendo de qué organismo haga el estudio. (quizás sea yo, que me considero un novato en la búsqueda de estudios, y ya de paso, voy practicando tanto el método como el inglés). Pero al lío, vamos con los números.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sitúa la incidencia del daño cerebral adquirido en un promedio mundial de alrededor de 200 casos nuevos por cada 100.000 habitantes.

La incidencia de la enfermedad cerebrovascular, es variable en diferentes países y entornos y se relaciona con la edad, determinantes genéticos y factores de riesgo asociados. Los estudios entre poblaciones del Norte y del Sur de Europa revelan importantes diferencias, alcanzando cifras mucho más elevadas en países como Finlandia donde, en varones, se llegan a registrar 270 nuevos casos de ACV por cada 100.000 habitantes, mientras que en Italia descendían a 100 casos por 100.000 habitantes y año (Francisco Rubio, 1998). La media de la OMS se situarían en torno a los 200 casos nuevos por 100.000 habitantes. La mortalidad media en Europa, según el autor, se sitúa en torno a las 90 personas cada año por 100.000 habitantes, con diferencias entre unas y otras regiones. Por ejemplo, en Finlandia, donde se presentan 270 casos nuevos por cada 100.000 habitantes/año, comparando el sur de Europa, con 100 casos nuevos por cada 100.000 habitantes/año en países como Italia o Portugal. (1)

Haz click para ampliar

En España, las enfermedades cerebrovasculares son la segunda causa (la primera en mujeres) de mortalidad específica, por detrás del infarto de miocardio. Las tasas se multiplican por 10 en la población mayor de 75 años de edad. Además, entre un 5 y un 11% de la población mayor de 65 años refiere antecedentes clínicos de ictus. 1 de cada 6 personas en España sufrirá un Ictus, así que seguro que la conoces. (2)

 

El objetivo de varios estudios (3)(4)(5)(6) fue determinar la prevalencia de la Esclerosis Múltiple (EM) en varias regiones españolas y compararla con la de los estudios epidemiológicos más recientes del país. La prevalencia de la EM fue estudiada durante 2 años utilizando múltiples fuentes de información en la provincia de Valladolid, con una muestra que comprende una población total de 92.632. Los pacientes fueron clasificados de acuerdo a los criterios de Poser. La prevalencia cruda definitiva y probable de EM fue de 58,3 por 100.000 (95% intervalo de confianza: 43.7-75.7). Los mismos métodos se han utilizado en la determinación de las tasas de prevalencia similares en Vélez-Málaga, comarca de Osona, y Gijón y una tasa ligeramente menor en Teruel. Nuestra encuesta confirma a España como zona de alto riesgo para la EM, con tasas de prevalencia de más de 50 por 100.000.

La prevalencia de la enfermedad de Parkinson es considerada en el 1,7 por 1.000 habitantes en España (7). Hay una variabilidad geográfica importante, regiones como Castilla y León, Galicia y La Rioja tienen una mayor prevalencia que Andalucía o Murcia. El número de pacientes en España puede ser considerado en 69,571 personas. La prevalencia estimada de la EP en Asturias (España) se puede considerar medio-alto en comparación con las comunidades vecinas. Sin embargo, los casos de EP en pacientes mayores de 65 años o más son menos que en dichas comunidades vecinas (8). Las diferencias metodológicas entre los diferentes estudios realizados impide establecer conclusiones definitivas para establecer un dibujo definitivo por territorio.

La tasa de incidencia de Traumatismo Craneo Encefálico es de 322 por 100.000 habitantes (9). Un 93% TCE leves; 4% TCE moderados y 3% TCE graves. Los accidentes de tráfico continúan como primer agente causal, afectando, sobre todo, a la población joven masculina, mientras las caídas de altura y atropellos inciden en la población mayor de 40 años y sexo femenino. Las variaciones en la tasa de incidencia del TCE reflejadas en distintos estudios realizados en Estados Unidos difieren entre los 92 y los 249 casos por 100.000 habitantes. La Declaración de Consenso resultado de la Conferencia de Expertos en Daño Cerebral Traumático, celebrada en este país en 1998 y punto de referencia internacional en materia de rehabilitación, estima la incidencia de las lesiones cerebrales traumáticas en 100 casos por cada 100.000 personas al año, a partir de los datos ofrecidos por los proyectos de vigilancia estatales promovidos en EE. UU por los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades.
Estudios epidemiológicos realizados en Francia y España refieren tasas de incidencia que oscilan entre 280 y 91 personas por 100.000 habitantes/año respectivamente (M. Bernabéu, 1999). Estos valores no pueden atribuirse únicamente a diferencias reales dependientes de la localización geográfica o niveles de desarrollo, sino que son un ejemplo de la falta de homogeneidad en los criterios de definición e inclusión del TCE y de diferencias en la metodología de muestreo.
A partir de estas contribuciones, el Instituto Guttmann-Hospital de Neurorrehabilitación cifra en torno a los 200 nuevos casos por cada 100.000 habitantes y año. El Instituto (con apoyo en Lyle et al.), sitúa la incidencia de casos con secuelas severas o moderadas en los siguientes términos:
• La incidencia de TCE con resultado de discapacidad severa es de 2/100.000 habitantes/año (en España unos 820 nuevos casos al año).
• La incidencia de TCE con resultado de discapacidad moderada es de 4/100.000 habitantes/año (en España unos 1.640 nuevos casos al año).
En una línea cercana, que corrobora la anterior propuesta, se sitúan las proyecciones a partir de estudios en otros países por parte de Muñoz Céspedes y Ruano Hernández, quienes destacan:

― Las lesiones provocadas por los TCE son responsables de 5.000 muertes anuales. Constituyen la primera causa de mortalidad entre las personas de 5 a 29 años.
― Las secuelas derivadas de estas lesiones (físicas, sensoriales, cognitivas y conductuales) son responsables del 40% de las nuevas grandes minusvalías.
En cuanto a los perfiles de población afectada, por sexo y edad, los resultados son similares entre unos y otros estudios: la probabilidad de tener este tipo de lesiones es más del doble para los hombres que para las mujeres y la mayor incidencia se da entre personas de entre 15 y 24 años y de 75 años o mayores, con otro pico menos importante de incidencia en niños de hasta 5 años.
Por causas, entre el 50 y el 75 por 100 de estas lesiones cerebrales traumáticas, según autores, son debidas a accidentes de tráfico con vehículos a motor, bicicletas o atropellos de peatones. Los accidentes laborales y las caídas, sobre todo en ancianos y niños muy pequeños, además de la violencia, constituyen las otras causas en orden de frecuencia.

El 70% de los afectados po

The following two tabs change content below.
Fisioterapeuta. Número de Colegiado 1090 (COFISPA) Diplomado en la Universidad Ramón Llull, Máster en Neurocontrol Motor por la Universidad Rey Juan Carlos, Máster en Atención Fisioterapia Comunitaria por la Universidad de Valencia, formado en fisioterapia neurológica (Concepto INN, Concepto Bobath, Modelo Affolter, Estimulación Basal, entre otros). Profesor asociado al Máster de Fisioterapia Neurológica de la Universidad Pablo Olavide. Despertando mi sentido crítico...
Comentarios (2)
Paoladiciembre 10Responder
Hola David Mi hija sufrió este verano un ICTUS. Después de leer tu post sobre la espasticidad y las diferencias con la rigidez, me gustaría saber tu opinión de como tratar la espasticidad y si eres partidario de aplicar botox para poder seguir favoreciendo su rehabilitación. Gracias¡, Un saludo. Paola
FisioAsodiciembre 27Responder
Hola Paola, perdona por la tardanza en responder. La valoración pertinente sobre la espasticidad y las recomendaciones para reducirla (si es preciso) es de los profesionales de la neurorehabilitación, y existen muchos factores a considerar, como la severidad de ésta, el impedimento funcional (cómo se desenvuelve la persona en sus actividades de la vida diaria), si existe dolor, entre otros factores. Sobre cómo tratarla, o qué se puede hacer en casa, yo suelo recomendar que siempre haya movilización, respetando la regla máxima de no dolor, y no espasmo (es decir, que no aumente el tono muscular, que no se vuelva más duro), e intentar siempre que utilice la extremidad afecta con actividades que no le supongan un reto que no pueda conseguir. Por otro lado, si recomiendo la toxina (es un elemento que a corto plazo puede ayudar en una faceta específica como podría ser reducir el tono de un músculo que esté impidiendo la correcta movilidad tanto del sistema nervioso, como de otros elementos relevantes), dependerá del caso, por supuesto, y creo que la comunicación con el profesional que la está inyectando es esencial, puesto que normalmente los que estamos mayor tiempo con el paciente suele ser el fisioterapeuta o el terapeuta ocupacional, quienes pueden dar pistas sobre cómo se desenvuelve el paciente en las actividades. Espero que te haya servido de ayuda, cualquier duda, aquí estoy.

Deja un comentario