Combinando conceptos o métodos

13 4 junio, 2012

El reciclaje es clave para el fisioterapeuta clínico, eso es indiscutible.
Y que cada “maestrillo tiene su librillo”… deberíamos ir cambiándolo. Me explico. Asentar unas buenas bases en el grado de fisioterapia para un buen comienzo en tu andadura clínica depende directamente de la enseñanza, del criterio de selección de material en la universidad que has estudiado y de la influencia del profesorado a la hora de elección de éste. Una vez quedas formado en el grado de fisioterapia, debería haber un consenso general que dé la misma capacidad a un fisioterapeuta recién formado en la Universidad de Oviedo, como el que está formado en Madrid, Valencia o Barcelona.
No conforme con ésto, además, existe cantidad de formación adicional especializada en varios campos de la fisioterapia que utilizan métodos, conceptos o técnicas de diferentes autores que han ido desarrollando a lo largo de la historia, con el objetivo de mejorar lo presente y continuar con la investigación con el fin de optimizar tratamientos que puedan servir al paciente.
Pues bien, en mi caso individual (maestrillo de pacotilla y con mis librillos bajo brazo) siendo clínico en discapacidad (en su mayoría neurológica), atendiendo 1 vez a la semana mis mismos pacientes, se me ocurre empezar a mezclar conceptos y métodos de los que dispongo en mi considerada corta formación (3 años sin haber hecho nada lo noto), como son Concepto Bobath y Método Mèziéres.
El uno no está tan diferenciado del otro, de hecho, ambos buscan la “perfección” en la alineación corporal, trabajan la “simetria” desde la actividad del paciente, buscan el equilibrio del cuerpo, estimulan las vías aferentes a través de las órdenes del fisioterapeuta y de sus manos, trabajan la consciencia corporal así como su esquema y armonizan el cuerpo con el objetivo de recuperar una funcionalidad perdida.
Así que, ¿por qué no trabajar método Mézières con pacientes afectados en neurología, respetando los principios y conceptos establecidos en neurología del concepto Bobath?

Pues bien, mi primer caso clínico con la que trabajé ésta idea fue una paciente con hemiparesia, donde insistí en el alineamiento del pie típico con tendencia al equino (que no un equino), con el objetivo de obtener una correcta alineación y mejor sensibilidad aferente para optimizar una respuesta motora en el proceso, por ejemplo, de la marcha. Pues bien, coloqué a dicha paciente (tras trabajo en monopedestación del lado parésico que conseguí transcurridas varias sesiones con ella) en bipedestación monopodal del lado parésico y su correcta alineación apoyando el lado sano sobre mi espalda para que “repose” el lado sano.
A partir de allí, se trabaja la alineación del apoyo del pie parésico, buscando la elevación del arco interno del pie y la alineación de los dedos en prolongación con los metatarsianos y separándolos en abanico. A todo éste, hay que añadir que un pie en equino suele presentar un acortamiento del tríceps sural, lo que hay que agregar un componente más de estiramiento y apoyo, hecho que en Mèziéres se coloca una toalla enrollada bajo los dedos de los pies, favoreciendo el estiramiento de la cadena posterior. Poco a poco (y con mucho dificultad) fue manteniendo mejor el equilibrio, y tras ése elongamiento del tríceps sural y toda su cadena, probamos de realizar un par de fases específicas en la demabulación; la de despegue y la de apoyo del talón. Sorprendentemente, la fase de apoyo del talón mejoró considerablemente, no realizaba tanto apoyo de la planta del pie sino que era más “fino” y aterrizaba más con la parte posterior.

Otro de los casos, como método Mèziéres trabaja con pasmosa exactitud y ejecución toda la cadena posterior como elemento básico, y más concretamente la lordosis lumbar (en el caso que esté casi ausente, ya se encargará el fisioterapeuta formado en Mèziéres, otra lordosis secundaria), me planteé aplicarla (donde un fisio 2.0 ya me comentó que había hecho) sobre el paciente con problemática de Parkinson.
Y es que la postura más característica suele ser la de patrón flexor, con toda la musculatura de la parte anterior más acortada y rígida, “plegado” sobre sí mismo, con actitud ensimismada. El método trabaja sobre el equilibrio entre la musculatura anterior y la posterior con un trabajo activo que por supuesto influye en el sistema nervioso en general, y en éste caso, necesita una reeducación postural global (que ya sabemos que es secundaria a la enfermedad) a través de la re-colocación y alineación de varias estructuras articulares (como puntos clave las articulaciones) que resultarán beneficiosos para las cadenas musculares y su equilibrio entre agonistas antagonistas.
La rigidez característica del Parkinson, limita bastante las posturas a las que se suelen someter personas sin patología similar en el método Mèziéres, pero se pueden personalizar y trabajar de la misma manera reduciendo la “exigencia” del fisioterapeuta a la hora de implicar muchas estructuras con el fin de conseguir la correcta alineación.
Otro de los beneficios que se puede favorecer el parkinsoniano es el estiramiento de la zona anterior a través de la respiración diafragmática o costal inferior, favoreciendo sinergias respiratorias abdomino-diagrafmáticas y exigiendo mucho menos las costales superiores con pectorales, escalenos y ECOM como protagonistas. Es más, si se le aplica el estiramiento con apertura de brazos y palmas de las manos abiertas, todavía optimizamos más el plan anterior. Flexibilizaremos la caja torácica con la consiguiente mejora de ensanchamiento pulmonar, que repercutirá sobre el intercambio gaseoso para acabar dando una mayor resistencia a la fatiga.  Aportaremos más funcionalidad al cuerpo lo que repercutirá positivamente en el manejo de las AVD’s y su autonomía, gracias a la reeducación postural global.

Tampoco hay que obsesionarse en un método en concreto para éste tipo de pacientes (ni creo que en todos, no son la panacea), puesto que como le comenté a ése fisioterapeuta vía Twitter (no recuerdo quién era, a ver si tengo la suerte de contactar de nuevo con él), en el paciente con Parkinson, la problemática principal no es la postura, sino que es secundaria a la alteración neurológica que repercute sobre musculatura, y ésta, en la postura.
Con todo ésto, y lo que planteaba de inicio en ésta entrada, ¿por qué si ambos métodos o conceptos siguen una misma línea de razonamiento tanto postural como de integración en el sistema nervioso (veo más similitudes entre ellos que diferencias), porqué no incluirlas  en las bases que se enseñan en el grado de fisioterapia? Es decir, porque el fisioterapeuta recién formado no puede aplicar con sus bases de conocimiento adquirido éste tipo de praxis clínica para sus pacientes? Espero que se entienda mi duda. Quizás esté equivocado y al final un “recién salido del horno” sí que tenga ésa capacidad de la que estoy dudando, tan sólo estaba opinando.

En fin, no extraigo ninguna conclusión en ésta entrada, sino simplemente hay que continuar con el Brain-on que decía @Javofisio y nuestra capacidad de razonamiento clínico y reciclaje profesional para incrementar más nuestras herramientas terapéuticas.

Feliz lectura, Fisioterapia y Salud-os

The following two tabs change content below.
Fisioterapeuta. Número de Colegiado 1090 (COFISPA) Diplomado en la Universidad Ramón Llull, Máster en Neurocontrol Motor por la Universidad Rey Juan Carlos, Máster en Atención Fisioterapia Comunitaria por la Universidad de Valencia, formado en fisioterapia neurológica (Concepto INN, Concepto Bobath, Modelo Affolter, Estimulación Basal, entre otros). Profesor asociado al Máster de Fisioterapia Neurológica de la Universidad Pablo Olavide. Despertando mi sentido crítico...
Comentarios (13)
Elisa Valenciajunio 4Responder
Cordial saludo David. Entrada muy interesante. Como lo he comentado en otros blogs y quizás en twitter, sería de utilidad que las nuevas generaciones que obtengan el grado de Fisioterapeuta salgan al ruedo con más herramientas de las que han tenido sus predecesores en España, y además unificadas en todas las universidades. (Aunque como se lo dije a Manel Domingo este fin de semana, yo entiendo que los profesores no digan y expliquen "exactamente lo mismo" pero sí que se basen en un programa amplio y variado que saque fisioterapeutas cada vez de mayor calidad).
Yo creo que quien se obsesione con una sola técnica está pecando de falta de sentido común. Cada paciente es un mundo y todo lo que hemos aprendido puede serle de utilidad... o no.
Sentido común en un fisioterapeuta ecléctico, que tenga la habilidad de elegir varias opciones de un amplio abanico de posibilidades y combinarlas de la mejor manera. Tú lo estás haciendo David. Felicidades. Un abrazo

Elisa Valencia @fisiomasaje
Ana Novojunio 4Responder
Buenos días: Creo que has hecho una entrada muy interesante y que dará mucho de que hablar. Estando muy de acuerdo contigo en que la combinación de métodos, técnicas y conceptos debería ser utilizada por los fisioterapeutas con el objetivo de mejorar el movimiento de la persona (y en última instancia, su calidad de vida), opino también, al igual que tú, que debería ser la formación de Grado la que otorgase a todos los fisioterapeutas una base teórico-práctica común. Aunque yo personalmente me encuentro con alguna pregunta para mí todavía sin respuesta: Qué organismo debería decidir cuál es la "base" imprescindible para el fisioterapeuta?; y, si debe basarse en criterios de MBE, Existen ensayos clínicos de calidad a día de hoy como para poder seleccionar qué técnicas son las básicas?
Planteo estas dudas aquí porque seguramente ya te las hayas planteado tú mismo (o algún otro fisio 2.0), y quizás podáis ayudarme a resolverlas.
Un saludo
JuanRamonFisiojunio 4Responder
Interesante entrada FisioAso.
¿Mi opinión respecto a la combinación de métodos? Positiva.
Pero mi reflexión va hacia el diagnóstico fisioterápico. Esa es la clave. Ciertamente que los buenos métodos de fisioterapia deben ser abiertos y permitir otras técnicas, ya sea integradas o en paralelo. La época de los dogmas y purismos ha terminado...pero eso no significa caer en el relativismo del "todo vale". En resumen 1º diagnóstico en fisioterapia(basado en el conocimiento del diagnóstico médico) 2ª especialización del fisioterapeuta(Imposible saber de todo...)3º Individualidad(manda el paciente siempre!el método al servicio del a adaptación al paciente)...lo dejo aquí,...
saludos
MiguelHDjunio 4Responder
Me parece de lo más inteligente que he leído en mucho tiempo. Uno se acostumbra a leer artículos o hacer cursos en los que parece que con un método se curan todos los males.

Cada método tiene sus puntos fuertes y débiles, y me parece lo más inteligente actuar como comentas y combinar lo positivo de cada método para obtener los mejores resultados, siempre basándose en técnicas de demostrada eficacia.

Gracias por compartir esta recomendación tan interesante :)
Fisioasojunio 4Responder
@Elisa
Gracias por comentar! Pues en resumidas cuentas es lo que quería cuestionar y aportar. Fisioterapeuta formado en constante reciclaje con herramientas (siempre válidas y con una evidencia, por lo menos, clínica, ya que la científica estamos en ello...) para dar una mejor atención al paciente.
Sobre la universidad, no creo que haya un consenso entre ellas (por ejemplo, las privadas quieren sacar tajada siendo diferentes y/o mejorando si cabe el material del público, aunque a veces en algunos aspectos les sale "rana").
Sobre el consenso de material en universidades, supongo que habrá algún comité u otra historia que regule el contenido sobretodo en asignaturas troncales. Otra historia son las optativas o de libre elección, que en éstas es donde habría que meter más ciencia y mucha menos pseudociencia. Aquí es donde entraría para mí el asimilar los conceptos básicos en clínica y aplicarlos en la práctica. Aquí es donde entraría la investigación, el desarrollo, la gestión, la prevención tanto primaria como terciaria, etc. y no tanto asignaturas "inútiles" o que aporten poco o nada en el desarrollo de la carrera.
En fin, creo que el razonamiento clínico debe de ser una característica que nos definiera como profesionales reales de la salud.
Salud-os!
Fisioasojunio 4Responder
@Ana Novo
Gracias por comentar Ana.
Efectivamente, de acuerdo con lo que has expuesto, simplemente agregar como objetivo que planteas sobre mejorar el movimiento, añadir su funcionalidad, que es lo que nos define como acto fisioterápico, recogido y creado no hace mucho por el CGCFE.
Sobre las dudas que planteas voy a intentar a ver si nos puede orientar un poco Manel Domingo, que sabrá mejor sobre el tema de organismos.
Salud-os!
Fisioasojunio 4Responder
@JuanRamonFisio
Ante todo gracias por comentar, quería saber tu opinión como especialista en Mèziéres que eres.
Completamente de acuerdo, creo que el PAF (proceso atención en fisioterapia) debe plantearse en exploración, planteamiento hipótesis, diagnóstico en fisioterapia, objetivos, tratamiento y reevaluación. Sea cual sea el método, concepto o técnica, debe ser incluida en éste proceso, sino la práctica clínica no es correcta.
Creo que hay que tener un criterio y razonamiento clínico en el que tiene que discurrir el profesional, y cuantas más herramientas basadas en una evidencia, mejor proceso de atención podrás dar.
Ante todo somos fisioterapeutas, luego ya vendrán las especialidades y apellidos que te acaben de definir. Pero lo básico es el PAF, y como no, individualizado (eso ni se debate).
Salud-os
Fisioasojunio 4Responder
@Miguel
Gracias por comentar! Me pareció oportuno y quería explicar un poquito lo que estaba discurriendo por mi cerebro tras formarme en éstos dos conceptos (que ya te digo que tan diferentes no son), y quería saber si andaba muy desencaminado o si estaba realizando un Brain-on profesional.
A la vista (mía) está, con los resultados obtenidos en los pacientes, hecho que me llamó la atención y quería exponer a todos vosotros.
Salud-os!
Fisioasojunio 4Responder
@Ana Novo
Investigando un poco creo que tiene bastante que ver el Dr. Jesús Rebollo Roldán, que lideró el "libro blanco" de la fisioterapia (y es el presidente de la Asociación Española de Fisioterapeutas) donde se seleccionaron cuáles eran las técnicas, métodos y conceptos basados en la evidencia para establecer una base y así poder incluirla en las universidades como enseñanza independiente y autonoma con respecto a la medicina. Siempre basándose en la CIF (Clasificación Internacional del Funcionamiento de la Discapacidad), ideando el PAF (prceso de atención en fisioterapia) incluyendo diagnóstico en fisioterapia y tratamiento entre otros.
Ojalá nos lo hubieran enseñado todo éste en la carrera para saber un poco más de historia, y no repetir los errores de nuestros predecesores.
Anonymousjunio 7Responder
Hola,

Normalmente tenemos la tendencia a clasificar los métodos segun los tipos de pacientes, y a centrarnos en métodos puros. Veo como tu que hay métodos que pueden aplicarse, si bién no totalmente, almenos hacer algunas adaptaciones. Es muy dificil o imposible encontrar pacientes con afectación musculo-esquelética sin afectación neural y a la inversa, así que no podría estar más de acuerdo.

Respecto a las similitudes entre el método Mézières y Bobath, no me lo había planteado nunca de la forma que tu lo has hecho.

En fin, voy a ir leyendo tu blog, ya que me hace reflexionar sobre temas que me interesan!

@_SergiRamon

PD: Por cierto, he encontrado muy adecuado el detalle de la fusión de ese conocido manga ;).
Fisioasojunio 8Responder
Gracias por comentar @Sergi_Ramon
El paciente y su clínica son las que mandan. No puedes pretender que un paciente se coloque en tal posición de X método si no te tolera ni la sedestación por ausencia de peligro (es un ejemplo tonto pero pasa). Así que siempre adaptar la técnica al él y el purista ya será más estricto, pero no le auguro mucho éxito...

PD: Fuuuusión Ha! :D

Deja un comentario