Mes: junio 2012

8 24 junio, 2012
Nuestro motor de la vida, moverse. El movimiento es vida y la vida es movimiento. Lo hacemos gracias a un conjunto de núcleos y elementos neurofisiológicos que mandan una serie de órdenes a nuestros músculos, que gracias a ellos, nos desplazamos como estructura anatómica en el espacio, al que denominamos aparato locomotor.
Entendemos como sistema a un conjunto de conexiones neuronales que establecen o tienen una misma función u objetivo. En nuestro caso, ese sistema es el motor, lo que significa que se enviará una señal procedente del sistema nervioso central (SNC), hacia la periferia, el sistema muscular. Todo ello tiene una dirección descendente, puesto que anatómicamente, los axones de las neuronas implicadas en cada sistema descienden a lo largo de la médula espinal, para llegar e inervar su músculo diana y así, poder desarrollar su función conjuntamente.
Los sistemas motores descendentes, se dividen en 4 tipos: sistema reticulo-espinal sistema vestíbulo-espinal, sistema rubro-

5 17 junio, 2012
Hablando vía Twitter con @Duran_16, fisioterapeuta recién salido, inquieto en saber y aprender, participativo como el que más, buscando y preguntando usando la razón… Auténtica actitud 2.0. Comentábamos sobre la dificultad de recuperar o trabajar la marcha en un paciente con daño cerebral adquirido, puesto que es una de las últimas fases (si es que hay fases) o actividad más compleja del movimiento normal. De hecho, nos pasamos entre los primeros 12 y 15 meses de vida moviéndonos para completar el objetivo de la marcha, sólo hacia delante. De hecho, no daremos nuestros primeros toques de futbol, o pataditas a una pelota hasta los 18-24 meses, 2 años! Hay que hacerse una idea sobre la complejidad de la deambulación…
A grandes rasgos, antes de describirla detalladamente, en la marcha se generan movimientos rítmicos alternativos de tronco y miembros, controlados de manera automática desde la médula espinal, sin intervención de los centros superiores. (un ejemplo para hacerse una idea es andar mientras escuchas música, vas pensando en tus cosas y no estás pendiente de tus andares). En cambio, cuando aparece algo inesperado, como un bache, un bordillo, etc. se modifica

17 10 junio, 2012
Tono postural, un raro concepto. Había oído hablar del tono muscular y de la postura, separado el uno del otro, pero como un sólo elemento se me hace un poco extraño… Definir el tono muscular, está más que descrito durante la carrera o a través de Wikipedia entre otros, pero intentar definir el tono postural (elemental para uno de los conceptos del que siempre tiendo a hablar) eso voy a intentarlo en ésta entrada.

Bien, en una postura, asimilando y fijándonos en el que consideramos normal, existe una colocación de una serie de estructuras que el sistema nervioso central realiza de manera automática, elementos como huesos, cartílagos, ligamentos, tendones y músculos (con su tono) que hemos ido aprendiendo durante nuestro desarrollo neuropsicomotriz. Ésa colocación suele ser alineada, para buscar el ahorro energético así como la facilitación para poder reclutar tono y preparar el movimiento de manera más rápida y eficaz posible. Por lo tanto, el tono postural es la base de todo movimiento. Cabe diferenciar, que existe en nuestro cuerpo la “convivencia” del tono postural dependiendo del objetivo que tenga la articulación en ése momento. Es decir, una articulación con un tono postural alto, dará una estabilidad para que otra

13 4 junio, 2012

El reciclaje es clave para el fisioterapeuta clínico, eso es indiscutible. Y que cada “maestrillo tiene su librillo”… deberíamos ir cambiándolo. Me explico. Asentar unas buenas bases en el grado de fisioterapia para un buen comienzo en tu andadura clínica depende directamente de la enseñanza, del criterio de selección de material en la universidad que has estudiado y de la influencia del profesorado a la hora de elección de éste. Una vez quedas formado en el grado de fisioterapia, debería haber un consenso general que dé la misma capacidad a un fisioterapeuta recién formado en la Universidad de Oviedo, como el que está formado en Madrid, Valencia o Barcelona. No conforme con ésto, además, existe cantidad de formación adicional especializada en varios campos de la fisioterapia que utilizan métodos, conceptos o técnicas de diferentes autores que han ido desarrollando a lo largo de la historia, con el objetivo de mejorar lo presente y continuar con la investigación con el fin de optimizar tratamientos que puedan servir al paciente. Pues bien, en mi caso individual (maestrillo de pacotilla y con mis librillos bajo brazo) siendo clínico en discapacidad (en su mayoría neurológica), atendiendo 1 vez a la semana mis mismos pacientes, se me ocurre empezar a mezclar conceptos y métodos de los que dispongo en mi considerada corta formación (3 años sin haber hecho nada lo noto), como son