Dime como andas y te diré “quién” eres…

8 17 febrero, 2011

El título de ésta entrada, va dirigido hacia el tipo de marcha que desarrollan nuestros pacientes con diferentes afecciones neurológicas que los fisioterapeutas nos encontramos en nuestras consultas.
El objetivo principal que nos planteamos al inicio de un tratamiento, es intentar modificar la deambulación característica de cada patología por una más funcional. (y digo funcional y no normal, puesto que los cánones de la normalidad/perfección nunca llegamos a conseguirlos, de hecho, tú que estás leyendo, la manera que tienes de andar no es la estándar, seguro que encontramos “errores” por diferentes causas). Además, la marcha “patológica” tiene un gasto energético más elevado, apareciendo lógicamente, una fatiga precoz así como un elevado riesgo de caída.

Por tanto, por el modo de caminar de los pacientes con lesiones del sistema nervioso, se pueden distinguir diferentes tipos de marcha, puesto que padecen diferentes anomalías, por ejemplo, en la coordinación, alteración de las vías sensitivas, partes paralizadas o centros reguladores que no funcionan con normalidad.

Podríamos clasificar, entonces, éstos tipos de marcha:

1.- Marcha hemipléjica:
Característica como bien dice su nombre, de los pacientes que padecen hemipléjia o hemiparesia, donde afecta a un hemicuerpo (mitad del cuerpo derecho o izquierdo) reflejando rigidez o espasticidad que dificultan la deambulación. Debido a éstas contracturas, sobretodo en los extensores de la pierna (como el cuádriceps) presenta dificultad al dar el paso, realizándolo mediante los músculos de la pelvis, y describiendo así un movimiento circular que describe la mitad de un cono. Es la característica principal, y por ello se le denomina también marcha del “segador”.

2.- Marcha espástica:

La manera de caminar de dichos pacientes es mediante pasos cortos, rozando las puntas de los dedos de los pies con el suelo, sin levantar el empeine, como si andara de puntillas. Suelen presentar un pie “equino” y por ello, necesitan levantar más la pelvis para poder dar el paso.

3.- Marcha tabética o Steppage:

La marcha se realiza levantando las piernas (doblando mucho las rodillas) al dar el paso y dejándolas caer golpeando el suelo con el talón a poca distancia del otro pie. Por ello, se le denomina “marcha del soldado”, debido a esa exageración de mantener las piernas en el aire y dejarlas caer de golpe.

4.- Marcha cerebelosa:

Cuando un paciente padece una anomalia en el cerebelo, directamente queda afectado tanto en equilibrio como la coordinación. Por ese motivo, el sujeto tiende a abrir las piernas (para aumentar la base de sustentación) y los brazos, dando tumbos de un lado al otro, como en estado de embriaguez (y por ello se llama marcha del borracho) y titubeando hacia adelante y atrás, desplazándose en zig-zag.

5.- Marcha parkinsoniana:

El paciente suele andar en bloque, inclinado hacia adelante, con los brazos encogidos, rígidos y sin balancearlos. Además, se desplaza con pasos cortos y lentos, y la postura típica es la cabeza y el tronco inclinados hacia adelante, lo que origina el desplazamiento del centro de gravedad hacia adelante, hecho que obliga al sujeto a perseguir y correr tras su equilibrio, acelerando la marcha sin poder parar.

6.- Marcha vestibular:

Se caracteriza por la desviación tanto del equilibrio como de la marcha hacia el lado afectado, y si se le hace andar con los ojos cerrados, tanto adelante como hacia atrás, describe ángulos sucesivos en “estrella” que le apartan del lugar inicial.

7.- Marcha en tijeras:

Es un tipo de marcha espástica (es decir con los músculos contraídos constantemente), con las rodillas pegadas y las piernas cruzándose entre sí (característico de la enfermedad de Little).

Para la próxima entrada, analizaremos de qué depende nuestra manera de andar, cuáles son los factores que desencadenan éste “milagro” de la naturaleza.

The following two tabs change content below.
Fisioterapeuta. Número de Colegiado 1090 (COFISPA) Diplomado en la Universidad Ramón Llull, Máster en Neurocontrol Motor por la Universidad Rey Juan Carlos, Máster en Atención Fisioterapia Comunitaria por la Universidad de Valencia, formado en fisioterapia neurológica (Concepto INN, Concepto Bobath, Modelo Affolter, Estimulación Basal, entre otros). Profesor asociado al Máster de Fisioterapia Neurológica de la Universidad Pablo Olavide. Despertando mi sentido crítico...
Comentarios (8)
MiguelHD - @tufisionet -marzo 13Responder
Muy interesante, y genial los vídeos demostrativos. Sin duda es un artículo muy útil. ¡Gracias!
Kinectmarzo 11Responder
Muy Buena Entrada, Pasa por mi Blog Saludos de Venezuela.
Óscar Díezmarzo 12Responder
Qué agradable sorpresa encontrarte con entradas así en blogs!
Un saludo David!
Fisioasomarzo 12Responder
Gracias Óscar, no es nada comparado con tu blog en neurorehabilitación! De todas formas a ver si escribo más sobre ello puesto que me dedico a diario con pacientes con problemática neurológica. A ver si hago una entrada de calidad como las tuyas.
Salud-os!
Diego Pérezmayo 23Responder
Muy buena entrada y muy buenos y útiles los videos q demuestran los tipos d marchas patológicas.
@bimbalablancafebrero 20Responder
Bien explicado. @FisioAso: Dime como andas y te diré quién eres http://t.co/fL9wDqy9 #Hemeroteca #FisioAsoNeuroBlog
@AnaViteaFisioagosto 2Responder
David, muchas gracias por subir un post tan interesante. Un saludo.

Deja un comentario