Expandiendo las facetas fisioterapéuticas

4 10 junio, 2010

Una de las prácticas menos habituales en el ámbito profesional de la fisioterapia, y que poco a poco va cogiendo cada vez más fuerza, es la reeducación del suelo pélvico, con especial relevancia para las mujeres.

Las causas de la pérdida de fuerza y del control de esfínteres, y como consecuencia la incontinencia urinária son:

– Traumatismos y lesiones de las zonas periféricas, como fracturas de cadera, pelvis, sacro…
– Lesiones obstétricas (por parto agresivo, episiotomía).
– El estreñimiento crónico.
— Prácticas deportivas que ocasionan un aumento repetitivo de la
presión intraabdominal (como saltos repetivios, ejercicios abdominales clásicos…)
— La obesidad, como factor claramente relacionado con el desarrollo
y recurrencia de la incontinencia urinaria en la mujer.
— Enfermedades respiratorias crónicas y grandes fumadores que
potencian con la tos vigorosa el desarrollo de defectos anatómicos.
– Causas neurológicas (tanto del sistema central como del periférico, enfermedades neurodegenerativas, traumatismos de médula espinal…).

La fisioterapia especializada en la rehabilitación del suelo pélvico, tiene como objetivo recuperar de nuevo, tanto el tono muscular de la zona como sobretodo la consciencia de esa musculatura dentro de nuestro esquema corporal. Es de especial relevancia ese control voluntario ya que anteriormente esa contracción estaba automatizada y por lo tanto no la teníamos en cuenta.

Para conseguir el objetivo anteriormente nombrado, se utiliza una gimnasia poco conocida y bastante innovadora, llamada hipopresiva.
La filosofía de trabajo de ésta consiste en disminuir toda esa presión intraabdominal, una de las causas de la incontinencia urinaria, reforzando de ésta manera via refleja el suelo pélvico, además de un ejercicio respiratorio, abdominal, postural, visceral y diafragmático.

gimnasia-hipopresivaEl entrenamiento requiere de enseñanza y supervisión de profesionales expertos en la materia, puesto que existen riesgos si no se hace adecuadamente, y los beneficios están demostrados, aunque tristemente se suelen utilizar para otros fines como la belleza (bajar tallas de cintura).

Además, también se utilizan los ejercicios de Kegel, donde nos comenta la Wikipedia “Uno de los métodos consiste en sentarse en el sanitario y al orinar intentar retener el flujo de orina, contrayendo los músculos del piso pélvico.” GRAN ERROR!!! Y nose si estarán de acuerdo tanto fisioterapeutas como expertos en la materia, pero al orinar la musculatura lisa del detrusor (que se encarga de contraer y vaciar la vejiga de forma automática) se contrae y mientras que los músculos pélvicos se relajan para dejar pasar la orina. Si contraemos voluntariamente mientras orinamos, creamos una discoordinación entre ambas contracciones, de manera que dejará a la larga de ser una micción fisiológicamente correcta, por lo que nos puede llevar a complicaciones de nuevo sobre la incontinencia.
La forma correcta sería contraer los músculos que cortarían la micción pero en un proceso que no la incluyera, así que lo haríamos cortando una micción imaginaria, coordinando sobretodo la respiración (puesto que actúa el diafragma de forma directa).

Para más información os dejo un par de blogs y direcciones que me parecen adecuados:

Fisioterapia para la mujer, (en facebook).
– Marcel-Caufriez, el creador de ésta filosofía de trabajo, donde en su página encontraréis los profesionales formados para utilizar la técnica.
– Piti Pinsach, , (presentación del divulgador español de la gimnasia hipopresiva), su página web y facebook

The following two tabs change content below.
Fisioterapeuta. Número de Colegiado 1090 (COFISPA) Diplomado en la Universidad Ramón Llull, Máster en Neurocontrol Motor por la Universidad Rey Juan Carlos, Máster en Atención Fisioterapia Comunitaria por la Universidad de Valencia, formado en fisioterapia neurológica (Concepto INN, Concepto Bobath, Modelo Affolter, Estimulación Basal, entre otros). Profesor asociado al Máster de Fisioterapia Neurológica de la Universidad Pablo Olavide. Despertando mi sentido crítico...
Comentarios (4)
MaryJanejunio 29Responder
Hola David!!
Me parece que te has currado mucho el blog eh!!
Y por cierto, eso de cortar la micción (que suena tan profesional en mi boca...) es una creencia popular que estoy segura de que muchas mujeres hacíamos amenudo con el fin de fortalecer el suelo pélvico, y mira tú por donde que nos desvelas que no es la manera correcta de hacerlo... Mil gracias por el apunte, creo que sería beneficioso para todas tener esta información.
Un abrazo!!
Marta Conejojulio 1Responder
Me parece interesantisimo que menciones la reeducación de suelo pélvico porque es un mal demasiado común y no es tan común que se conozca su tratamiento.
Fisioasojulio 5Responder
Totalmente de acuerdo Marta, hay que divulgar éste tipo de terapia puesto que la sufren muchas mujeres sin manifestarlo, sobretodo por tabúes sociales, vergüenza, etc.

Además, la recuperación, si cumplen una serie de "requisitos" y no hay contraindicaciones, suele ser medianamente muy buena.

Un saludo y gracias por participar.
Anonymousmayo 4Responder
Muchas gracias por la información es muy útil saber esto y mejor aún saber como controlar nuestro problema, les comparto una página donde encontré informaación complementaria

http://www.facebook.com/TENA.MX
http://tenamexico.blogspot.com

Saludos!

Deja un comentario